¿Eres un músico infeliz? 10 consejos para conseguir un poco de alivio – Por Tom Hess

¿Eres feliz y estás contento con tu nivel de habilidades musicales? ¿Puedes, honestamente, decir que has alcanzado todos tus objetivos musicales? ¿Ha mejorado tu manera de tocar desde que estás tocando?

No sé tú, pero cuando empecé a tocar, no podía responder honestamente “Sí” a alguna de estas preguntas. Así que si respondiste lo mismos, entonces probablemente tengamos algo en común. Solía imaginar que alcanzaba el nivel de mis guitarristas favoritos y conseguía mis objetivos. Si aún estás leyendo esto, entonces probablemente estás esperando (o has pensado) las mismas cosas. Volviendo atrás, entiendo por qué me sentía de esa manera. También entiendo que si hubiese seguido pensando así, nunca habría encontrado el camino que encontré y no habría progresado como guitarrista.

Hoy quiero compartir con vosotros 10 revelaciones que os ayudarán a vencer vuestras frustraciones. Estos consejos me ayudaron a superar mis conflictos al principio y han sido significativos para gran número de guitarristas con los que he trabajado.

Lo primero que necesitas hacer para vencer la frustración, es darte cuenta de los verdaderos problemas que hay (en lugar de observar simplemente los “síntomas” superficiales de los problemas). Dejadme ilustrar la importancia de esto con una breve historia de uno de mis estudiantes.

¡De la frustración a la genialidad!

Uno de mis estudiantes más avanzados, Mike Philippov, empezó a estudiar conmigo en nivel intermedio. No estaba satisfecho con el nivel de su avance al alcanzar los objetivos. Como muchos estudiantes, me habló de sus frustraciones describiéndome cosas que él pensaba que “eran” problemas, pero en realidad eran síntomas superficiales de causas más profundas. Una de las primeras cosas que hice fue ayudar a Mike a entender y ver la diferencia entre los síntomas y las verdaderas causas de sus problemas. Por primera vez, empezó a entender las cuestiones que necesitaban ser mejoradas antes de que él pudiera empezar a avanzar mucho más rápido. Con esta visión, creé una serie de estrategias que nos permitían que el enfoque en la práctica y en alcanzar sus objetivos fuera mucho más efectivo. Esta era la clave para el éxito de Mike y para el final de su lucha y frustración.

Durante las siguientes lecciones, y por supuesto, la práctica de Mike, guía y dedicación, se convirtió en un virtuoso guitarrista y músico profesional.

¿Y tú?

¿Cuánto sabes de las causas de tu frustración y tus luchas? ¿Cuán profunda es tu perspectiva?
Vamos a tomar un ejemplo: Si uno de tus retos es tocar más limpiamente, dirías algo como “Mi modo de tocar es a veces torpe.” (si haces esto, estás declarando tu “síntoma”, no tu problema). Para descubrir el “problema” puedes analizar los movimientos de cada mano y notar que tus movimientos son ineficientes. Esto podría ser parte del problema. De hecho, existe la probabilidad de que otros muchos problemas contribuyan a tu torpeza al tocar. Cada uno de estos “problemas” tiene una o más “causas base”. Podría ser algo así:



Identificando, entendiendo y superando cada una de las causas base es la única manera de solucionar tus problemas eficientemente, efectivamente y permanentemente.

10 Consejos para aliviar tu frustración musical

#1. Acepta tu mérito – Antes de mejorar algo, mira el progreso que has conseguido. Aprecia y se agradecido por ello. ¿Recuerdas cuando eras un principiante y no podías tocar casi nada? Deberías estar feliz de tener las habilidades que tienes ahora. Aprecia esto, y siéntete feliz por lo que has alcanzado hasta ahora. Mucha gente se machaca a ensayar cuando son ya bastante buenos. Esto no significa que deberías ser complaciente o perder motivación para mejorar, sólo significa que seas feliz contigo y con tu manera de tocar para continuar mejorando y avanzando como guitarrista y músico.

#2. Toma conciencia de lo que te potencia y te inspira – hay muchas cosas, muchos momentos, escenarios, eventos, lugares o personas que pueden hacerte sentir bien contigo mismo como músico. Estas cosas son diferentes para cada músico. Tal vez te inspire ver un concierto. O tal vez te motive mucho más ver o tocar con músicos que son mejores que tú. O, por ejemplo, puedes sentirte motivado escuchando grabaciones antiguas que hayas hecho hace 3, 6 o 12 meses y ver lo mucho que has mejorado. Siendo capaz de hacer (y tener prueba tangible de) cuanto has crecido como músico es una fuerza muy motivadora para mucha gente. Sea la cosa que sea, lo que haga que te evadas temporalmente de tus frustraciones y contratiempos y te haga centrarte en tu motivación e inspiración es de lo que deberías rodearte.

#3. ¿Eres un guitarrista, músico o artista? – La manera en la que te ves a ti mismo y en lo que te quiere convertir creará cambios fundamentales en tu pensamiento y en la manera que sientes el progreso. Por ejemplo, si te ves como un guitarrista, centrarás tus pensamientos de un cierto modo. Muchos de tus esfuerzos se centrarán en mejorar tus habilidades con la guitarra. De otro modo, como músico, tu objetivo abarcará un mayor rango de actividades además de tocar la guitarra, como mejorar tus habilidades musicales (habilidades auditivas, comprensión de cómo funciona la música, métodos de composición, etc.). Finalmente, como artista, la expresión de uno mismo se vuelve más importante que cualquier cosa que sepas sobre música y la guitarra se vuelve una mera herramienta para expresar el arte que llevas dentro (y la autoexpresión se vuelve la cumbre de lo que haces). No estoy diciendo que una de estas 3 cosas sea mejor que las otras 2, pero necesitas darte cuenta de en qué punto te encuentras y saber si quieres o no cambiar a otra dirección (y si no, ¿en qué manera mejorar tu posición actual?). Cambiar de ser un guitarrista a un músico o a un artista definirá tu manera de pensar y sentir sobre el progreso y la práctica en general.

#4. Los pequeños cambios pueden crear un gran impacto – A veces, cambios leves en tus hábitos de práctica puede suponer una gran diferencia en tus resultados. Por ejemplo, reorganizar tu rutina de prácticas para que los ejercicios que requieran más concentración se practiquen primero, cuando tu mente está fresca. Si tienes el tiempo contado (o si tienes problemas manteniendo la concentración durante largas sesiones), divide tu tiempo de práctica en bloques gestionables para mejorar tu efectividad. Estas pequeñas sesiones valdrán la pena. También, analiza tu entorno. Si estás practicando con muchas distracciones (la TV está encendida, contestas al teléfono cada vez que suena o estás en el paso de mucha gente, etc.) entonces necesitas suprimirlas antes de empezar para invertir lo máximo en tus prácticas. También deberías grabar tu progreso en las áreas que deban ser controladas (como la velocidad a la que tocas ciertos ejercicios y fraseos). Hay muchas maneras de hacer esto, pero independientemente del método que utilices para grabar tu progreso, ¡te recomiendo encarecidamente que lo hagas! Pequeñas ideas como esta, cuando se combinan juntas, pueden suponer una diferencia considerable en tu progreso.

#5.  Los grandes cambios crean un impacto mayor – A pesar que las pequeñas ideas comentadas antes son buenas, si das pasos más grandes y haces mayores cambios en tu enfoque para aprender a tocar la guitarra y aprender música, puedes esperar grandes recompensas. Por ejemplo, si estás frustrado por tu inhabilidad de progresar más allá de cierto punto Y si eres autodidacta y nunca has tomado clases antes, entonces tal vez deberías buscar un profesor (o un profesor diferente si no ves progreso suficiente con el actual). Como hemos comentado, el primer paso para cambiar tu modo de tocar a mejor es reconocer que ALGO debe cambiar. Si lo que haces ahora no te da el resultado que deseas, debes cambiar tu enfoque hasta que los resultados resulten favorables.
#6 Permite al tiempo estar de tu parte – Muchos guitarristas se sienten frustrados cuando el progreso no parece venir a corto plazo. Como resultado, el tiempo es considerado un enemigo. De todas maneras, si estás haciendo algún progreso y eres suficientemente paciente y dejas tiempo de trabajo acumulado para ti, entonces el factor tiempo está totalmente de tu parte. Aprender un instrumento es como invertir dinero a un tipo de interés fijo compuesto. Al principio, la inversión parece crecer tan lentamente que es como si vieras crecer el césped, pero tras los años, el crecimiento se disparará debido al poder exponencial del interés compuesto. SI sabes que el tiempo está de tu parte, estarás seguro y te sentirás mucho mejor sobre tu futuro musical.

#7. ¿Quieres entretener, impresionar o expresar? – Todos tenemos nuestras propias reacciones sobre porqué tocamos y creamos música. No importa cuales sean nuestros objetivos, a la larga estarás inmerso en entretener a la gente, impresionarla o expresar algo a los demás (o una combinación de esto). Las buenas noticias son que, independientemente de tus habilidades ahora mismo, puedes probablemente divertir a algunas personas. Puedes impresionar a otros tantos. Y, también puede que expreses algunos de tus pensamientos y sentimientos. Tal vez no puedas hacer estas cosas como te gustaría, pero incluso un guitarrista inexperto puede hacer esto a cierto nivel. Piensa en esto la próxima vez que te sientas frustrado contigo mismo… Puede que te añadas más valor y que los demás lo noten.

#8. Compara y copia el sentimiento, no la música – Muy a menudo, los guitarristas tienden a imitar a sus ídolos y se frustran cuando no lo consiguen. Una manera muy efectiva de solucionar este problema es centrarse en imitar el SENTIMIENTO que recibes de cierta canción, mejor que comprar el mismo equipo que ellos o querer imitar los matices de su modo de tocar. En su lugar, si te concentras en reproducir el mismo sentimiento y evocar las mismas emociones que recibes de la música de otros a TU manera, acabarás más satisfecho. No solo alcanzarás el nivel de satisfacción que tenías, sino que también desarrollarás tu estilo personal durante el proceso.

#9 Devuelve la pelota – La frustración puede ayudarte o herirte dependiendo de cómo la asumas. He contado la historia en uno de mis artículos de cuando era adolescente, y mis amigos guitarristas y yo fuimos a ver a Yngwie Malmsteen que tocaba en Chicago. Después del concierto, algunos de mis amigos se deprimieron después de escuchar a Yngwie. Muchos decidieron no tocar la guitarra durante días y uno dejó de tocar la guitarra definitivamente. Mi reacción fue diferente. Mientras que me sentía frustrado como mis amigos, usé mi frustración como una fuerza inspiradora. En las semanas siguientes, practiqué más de lo que había hecho antes. El punto aquí no es encontrar como evadir la frustración, sino usarla para tu beneficio. Siempre intenta dar la vuelta a tus frustraciones musicales hacia la mayor motivación que tengas.

#10. ¡No estás solo! – Maestros de todo tipo de arte han pasado por lo que estás pasando. Hubo un tiempo cuando Beethoven, Bach, Yngwie, Van Halen, Stevie Ray Vaughan, Jimmy Page, Zaxk Wylde (y muchos otros) se sentían tan frustrados como tú. Hoy estás en cualquier nivel de habilidad que alcanzaras en ese punto. A través de tu frustración y motivación, te has conducido a ti mismo a alcanzar eventualmente tus metas actuales. A medida que alcanzabas dichas metas, probablemente te sentirías todavía frustrado porque tu deseo de mejorar es más fuerte a medida que te vas poniendo nuevos objetivos. Y el ciclo seguirá y seguirá. Pero estás progresando y mejorando más y más.

http://tomhess.net/Articles/AreYouAnUnhappyMusician.aspx

Autor: TOM HESS
Traducido por Paloma Pomares
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario