Songwriting o el arte de escribir canciones

Lo primero es centrarse en TERMINAR CANCIONES. Es muy importante que todas las melodías que alguna vez escribiste por ahí, tengan su lugar en una canción, no importa cómo las mezcles, lo importante es que las melodías, progresiones de acordes, letras... todas son como plantas que hay que regar para que den fruto.

Otra cosa muy importante es ser FLEXIBLE con las melodías, aprender a darlas vueltas, a cambiar lo que haga falta. The Beatles parece ser que le daban muchas vueltas a las canciones, jugaban con ellas, mezclaban unas melodías con otras, hasta que salía algo. Ellos mismos lo explican en su canción de Hey Jude:

"Hey Jude don't make it bad
take a sad song and make it better
remember to let her into your heart
then you can start to make it better."

"Hey Jude, no lo hagas mal,
coge una canción triste y mejórala
recuerda dejarla entrar en tu corazón,
entonces puedes empezar a mejorarla."

Y lo más importante: AQUI VALE TODO. Hay que quitarse el miedo a “robar" a otros compositores lo que nos apetezca, sin pasarse (cuidado con las leyes de copyright). Quitarse los prejuicios a la hora de coger una progresión y ponerle tu propia melodía; usar progresiones "ice cream changes" (cambios sencillos) tipo I VI II V etc...;repertirse a uno mismo, usando melodías de anteriores canciones, pues son tuyas y puedes hacer lo que quieras con ellas; usar diccionarios de rimas, usar internet y todos los recursos a tu alcance.

Otra sería REESCRIBIR, darle vueltas a la tortilla y empezar de cero si hace falta hasta que estemos seguros de que la canción coincide con la idea que teníamos.
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario