EL RINCON DE PPBLUES: LA HISTORIA DEL TUBE SCREAMER. 2º PARTE

Bueno, volvemos a la carga con la segunda entrega de este mítico pedal.

En el año 1985 la cosa se empieza a complicar para Ibanez, y en general para todas las compañías que fabrican en Japón. El tipo de cambio del yen empieza a bajar en picado. Cuando antes no tenían porque preocuparse por los costes de producción, ya que las ventas de cualquier producto les dejaban amplios beneficios, ahora con la reducción de los mismos de manera drástica, empiezan a mirar con lupa como reducir esos costes. Y todos sabes lo que eso conlleva (si no que se lo pregunten a Fender cuando se hizo cargo de la producción CBS en los años 60).

En esos años Ibanez saca al mercado el TS-10 (1986-1993), que es el primero de los Tube Screamer que se empieza a fabricar en Taiwan en vez de en Japón.


En este pedal se intentaron reducir los costes de producción sustituyendo elementos de calidad por elementos baratos y plasticosos que se rompían con facilidad y los cuales no se podían reparar. En vez de estar fabricados casi manualmente como los TS-9 y los TS-808, todo se hacia con una cadena de producción para abaratarlos al máximo.

Además al fabricarlo introdujeron un circuito de alta fidelidad que eliminaba ciertos ruidos de pedales anteriores, lo que no se dieron cuenta es que también eliminaba el sonido característico que el pedal aportaba a la guitarra, y que gente como Stevie Ray Vaughan estaba haciendo famoso.

Por todas estas cosas el pedal paso sin pena ni gloria por la historia de los TubeScreamers, hasta que un tal John Mayer empeza a utilizarlo y de repente,  el TS-10 es la cosa más increible del mundo mundial. Para que veais la influencia que tienen algunos guitarristas en el conjunto de nuestra comunidad.


Aqui teneis una foto de la pedalera de John Mayer  en la que podeis ver el TS-10, además de unos cuantos pedales del señor Keely, cuatro Katanas (si, no uno ni dos ni tres) y un Tone Station, entre otros.





En el año 1991 Ibanez lanza una nueva linea de pedales, los Soundtank, aunque lo de tank no creo que se refiera a su consistencia física, ya que igual que los TS-10, estaban hechos de plástico en Taiwan para abaratar su producción. uno de los pedales de la gama era el T-S5.


Con este pedal se intenta volver al sonido característico del TS-9, pero su aspecto cutre de pedal de tómbola no logro muchos adeptos. Se fabrico entre los años 1991 y 1998, y al igual que el TS-10 todo se hacia en la cadena de producción, nada se hacia a mano. Una verdadera pena, pero claro, la pela es la pela.

Ibanez se empieza a dar cuenta que las cosas no van bien con su linea de pedales Tube screamer. Las ventas empiezan a caer y los ejecutivos a hacerse el Harakiri.

Hasta que de repente ven la luz. Y se dicen a si mismos ¨si nuestros cutre pedales hechos de plástico no los quiere la gente ni regalados, y los antiguos TS-9 y TS-808 se venden de segunda mano por un pastizal, ¿porque no relanzamos los pedales antiguos y nos forramos otra vez?¨

Asi que en el año 1993 por demanda popular Ibanez encarga a Maxon sacar una copia fiel del TS-9, el TS-9 reissue.



Ibanez encarga a su departamento de producción que esta sea un copia fiel al original, por lo que los mismos se ponen a buscar todos los TS-9 usados a los que puedan echarle la mano encima para poder desmontarlos y analizar cada componente para su posterior copia. No era tarea fácil, ya que eran pedales altamente apreciados por todos los guitarristas del planeta, y habia pocos en circulación.

El producto final hacia honor a la propaganda de Ibanez de que esta era una copia exacta al original que se fabricó en los años 80. Incluso el manual que lo acompañaba tenia la fecha del año 1881 para darle más autenticidad al mismo. Se volvió a fabricar en Japón con parte del proceso productivo hecho a mano como antaño.

La estrategia fue un gran éxito de ventas. Solo en unas semanas se habían vendido más de 5000 unidades.

Aprovechando el éxito de este reissue, y no queriendo dormirse en los laureles, la compañia decide sacar al mercado el TS9-DX, que es como un TS-9 normal y corriente con esteroides. Viene con un dial que le da una gran versatilidad, pudiendo elegir entre cuatro modos: TS9, +, hot y turbo.




Cada uno de esos modos te da más distorsión que el anterior como se puede ver por el nombre.

Ambos modelos se pueden encontrar con facilidad en el mercado y no defraudarán a ningún fan de este pedal.

El último gran cambio que ha sacudido a esta familia de aulladores de válvulas fue en el año 2002 cuando Ibanez terminó su andadura de la Mano de Maxon, y le encargó a otra empresa que fabricase sus pedales (por desgracia con materiales más endebles y baratos y es que nunca aprendemos de nuestros errores).

Desde ese momento Maxon empieza a forzar la maquina de venta de sus propios Tube Screamers y a publicitarlos más agresivamente. A mi parecer son tan buenos o mejores que los de Ibanez.




En esta nueva era del siglo XXI Ibanez a seguido sacando copias de sus antiguos éxitos, como el TS-808 reissue, y otros pedales como el TS-7, el TS-9B para bajistas y otras maravillas.

Por lo que estamos seguros de que seguiremos viendo a este pequeñin de color verde en muchas pedaleras de dormitorio y en grandes escenarios a lo largo y ancho del planeta.






En el próximo articulo empezaré a explorar de que va todo esto de las grabaciones en casa y el home studio.

Nos vemos pronto.

Saludos

                                                                                                                        PPBLUES

¿Te ha gustado este artículo? Por favor, ¡¡compártelo en tus redes sociales para que otros músicos lo puedan disfrutar!! :D
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario