La "práctica musical" ayuda a envejecer mejor a nuestro cerebro.





Compañeros, estamos de enhorabuena un nuevo estudio afirma que la práctica y entrenamiento musical, en relación a otras actividades de ocio tiene mayores efectos positivos en el mantenimiento de la memoria y el envejecimiento cognitivo… Al menos, así se desprende del artículo “Recent and past musical activity predicts cognitive aging variability: direct comparison with general lifestyle activitiespublicado en “Frontiers on Human Neuroscience” por los investigadores Byron Gajewski y Brenda Hanna-Pladdy  (Universidad de Emory)


El estudio que se centró en una muestra que comprendía a personas de entre 60 y 80 años que habían tocado instrumentos musicales (por lo menos durante 10 años a lo largo de su vida) y, por el mismo número de personas que no lo habían hecho.


Los resultados de las diferentes pruebas neuropsicológicas demostraron que los músicos puntuaron más alto en las pruebas de agudeza mental, valoración visual-espacial, memoria verbal y destreza motora. Incluso, en el estudio se determinó qué áreas se habían mejorado dentro de ellos en función de la edad en la que se hubiese comenzado el hábito musical;  Si se había comenzado antes de los nueve años (clases de piano, guitarra, violín u otro instrumento) los resultados eran mejores, destacando la memoria, y la fluidez verbal;  Si por el contrario se había comenzado a partir de los 10 años o más, el estudio determinaba que se notaban mejoría en habilidades relacionadas con la visión espacial.



  
 La explicación neurológica de estos efectos positivos al parecer se debe a las “grandes activaciones en el hemisferio izquierdo en las áreas pre-frontales, giro supramarginal y zonas temporales que varían dependiendo de los requerimientos de los procesamientos cognitivo musicales”. (Hanna-Pladdy).



Conclusiones interesantes de este estudio:


1.- Los cambios cerebrales bajo el entrenamiento y experiencias musicales “se pueden transferir a habilidades cognitivas no–musicales e influir en la función cognitiva durante toda la vida hasta la edad avanzada”.


2.- En relación al Alzheimer: “Se produce una reserva cognitiva que potencialmente puede retrasar la aparición de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer o de deterioro cognitivo” (Hanna-Pladdy).


3.- En relación con la educación: Con independencia de la educación que haya recibido la persona, es evidente que “la actividad musical es una forma de enriquecimiento cognitivo durante la vida de una persona, y plantea si eventualmente la formación musical debería ser considerada como una forma alternativa de la formación educativa”. Es decir, que la “formación musical podría ser considerada una oportunidad educativa de estimulación cognitiva adicional fuera del dominio académico tradicional”. (Hanna-Pladdy).


4.- El estudio incide en la constancia como pieza necesaria para que se produzcan estos efectos, al menos, se indica que deben ser al menos 10 años para obtener los beneficios cognitivos. 


Para finalizar el post, incidir en que el estudio también afirma que nunca es tarde para comenzar a tocar un instrumento y obtener los beneficios de ello. Mantener una actividad musical constante implicará una estimulación continua del cerebro, incluso después de los 60 años de edad. 




 PLASTIC ASHTRAY



¿Te ha gustado este artículo? Por favor, ¡¡compártelo en tus redes sociales para que otros músicos lo puedan disfrutar!! :D
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario