Originalidad (Cuándo y Cómo) - Por Tom Hess

El hecho de que hayas empezado a leer este artículo indica que probablemente pienses que la originalidad es importante. Pero ¿ es ser original un objetivo a tener en cuenta? Creo que mucha gente te dirá que sí (en teoría, claro). Mi respuesta sería ni si ni no, más bien tal vez. Y digo tal vez, porque siempre depende de la situiación.

Ten en cuenta: en música clásica, el estilo al tocar y al componer cambian muy lentamente. Mozart, Haydn y J.S. Back no se preocupaban por la originalidad. Se que para los que no han estudiado historia musical en profundidad, pueda sonar extraño, pero es la verdad. Ellos no eran grandes por su originalidad, simplemente eran compositores supremos. Para ser grande (o el mejor) en lo que haces tiene poco que ver con lo original que seas. Si ser innovador fuera la clave para el éxito entonces no habría músicos que sonaran parecido. Y todos sabemos que esto no es verdad.

J.S. Bach solo se preocupaba por escribir la mejor música artesanal para Dios. La artesanía (habilidad musical) y la expresión de su amor, respeto, etc. por Dios era de lo que se preocupaba realmente. No necesitaba ser innovador para alcanzar sus objetivos porque la música de su tiempo lo cumplía. No había necesidad de alcanzar metas. Muchos contemporáneos de Bach eran mucho más originales que él, pero es Bach el maestro que recordamos y que se imparte en cada programa de música clásica en las universidades del mundo.

Mozart y Haydn (que vivieron después de Bach) solo se preocupaban de ganar dinero y servir a sus patrones. Ellos eran básicamente sirvientes que hicieron grandes sus nombres más tarde. Estos compositores querían ganar dinero, querían llenar los recintos de conciertos y complacer a los patrones que les dieron trabajo. Este era su objetivo, y ser original no era importante para alcanzarlo, de hecho, demasiada innovación habría hecho decaer sus carreras en esos tiempos.

La originalidad no se había convertido en un factor clave en la música hasta Beethoven (unos 50 años tras la muerte de Bach). Cuando Beethoven empezó a componer, era ya un famoso pianista y tenía seguridad financiera. No necesitaba componer la música estandar de la época para alimentarse. Especialmente más adelante en su vida, él pudo hacer lo que quería musicalmente. Su objetivo era expresarse, no ganar dinero (desde que tuvo dinero suficiente). Pero se encontró a sí mismo en una situación donde componer música de la manera tradicional no podría expresar sus pensamientos ni sentimientos. Fue entonces cuando se volvió fundamental innovar y volverse original. La originalidad de Beethoven fué necesaria para alcanzar su meta de expresión. Él no veía la innovación para ser diferente, era una necesidad.

Cuando os pregunto "¿es ser original un objetivo a tener en cuenta?", dije que tal vez. Espero que ahora empeceis a ver cuándo (en mi opinión al menos) es importante y cuando no. A veces, los roles de la innovación y la originalidad son imprescindibles; otras veces no se necesitan en absoluto.

Hay montones de guitarristas que hacen todo lo posible para ser diferentes, sólo para ser diferentes. Muchas veces, el resultado no es muy bueno, ¿por qué? Porque la originalidad, desde fuera o desde dentro, tiene un poco o ningún valor ya que no es más que una novedad o un artilugio (para llamar la atención).

La originalidad como parte de un todo, donde cada cosa está equilibrada y en su sitio, puede ser un asunto maravilloso a tener en cuenta. Cuando tiene un propósito definido para expresar algo que no se puede mediante los métodos convencionales, es especial, y esos tipos de innovaciones son a la larga más efectivos, poderosos y bellos.

Mi consejo para mis estudiantes ha sido siempre este: Nunca os prohibais hacer algo ordinario o común teniendo el miedo de que no será original. Porque si lo haceis, vuestra expresión musical y vuestra creatividad sufrirá por ello. Podeis usar todo, nuevo o viejo, no restrinjais ninguna opción. Buscad no ser igual que otros. Buscad no ser diferente a otros. Sed vosotros mismos y expresarlo, con ideas innovadoras o ideas comunes.

Ahora que he expuesto mi perspectiva de la originalidad, vamos a ver distintas maneras con las que podeis empezar a alcanzar algo de originalidad al tocar, componer, improvisar, etc., así lo tendreis si lo necesitais. 
Escuchad y estudiar a otros guitarristas que os gusten y respeteis. Escuchar música sin guitarras también. Analizad lo que hacen, cómo lo hacen y cómo podríais usar este conocimiento para vosotros. [...]
Escuchad otros estilos de música fuera de lo que solais escuchar. Encontrareis nuevas técnicas y nuevas formas de aplicar viejas técnicas. Escuché a algunos grandes cantantes para añadir ideas nuevas a mi vibrato y fraseo. Busqué compositores de la era romántica del siglo 19 (principalmente Chopin) por la armonía y las progresiones de acordes, y las modulaciones que no son fáciles de encontrar en la música moderna. Mike Walsh (el otro guitarrista en HESS) buscó música del este por su exotísmo. También estudió todos los instrumentos de madera -de viento- y de latón, que es de donde viene en parte su sonido original, con fraseo ligado. Si estais buscando ideas realmente originales, mirad fuera de la música. Hay una riqueza infinita de ideas inspiradoras en otras formas de arte y literatura, ciencia, religión, instinto, culturas... Pero la más importante: vuestras propias emociones, pensamientos, deseos, miedos, etc.

Mientas fui estudiante de composición en la Universidad Roosvelt en Chicago, tomé una clase llamada Ideas Fantásticas. Era básicamente un estudio de las mayores obras literarias. Uno de los libros que leí fue "Las Desventuras del Jóven Werther" de Goethe. La estructura era un poco diferente de los otros libros que había leido. Sin entrar en detalles del libro, diré que la mayor parte de la historia se cuenta a través de cartas. Pensé sobre lo bien que funcionó el expresar la historia desde una perspectiva única. Pensé sobre cómo funcionaría este concepto en la música. Encontré otras ideas en este libro, y otros libros, que podrían ser usadas en otras formas de arte (como la música) con algo de imaginación creativa y adaptación. Pronto me di cuenta que había un gran recurso de ideas musicales en muchas cosas no musicales. 

Sinceramente espero que busqueis influencias tanto musicales como no musicales. Mantened una mente abierta y creativa a lo que veis, leeis, sentís, pensais, escuchais y encontrareis, a vuestra manera, nuevos tesoros que existen ahí.



http://tomhess.net/Articles/Originality.aspx
Autor: Tom Hess
Traducido por Paloma Pomares 


Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario