3 razones de por qué puedes no estar obteniendo grandes resultados de tus clases de guitarra – por Tom Hess



¿Alguna vez has intentado dar clases de guitarra y has terminado dejándolas por frustración, porque sentías que no evolucionabas lo suficiente? ¿O tal vez has considerado tomar clases pero por alguien que conoces que haya tenido una mala experiencia con algún profesor, has empezado a dudar si merece la pena invertir tu tiempo y dinero en las clases? Este punto de vista te hará evitar lo que quieres obtener de las clases de guitarra.

Existen muchas razones de porqué la gente deja las clases de guitarras. A veces es porque el profesor no te inspira, o porque las lecciones no están suficientemente centradas en tus objetivos musicales, o sencillamente porque el profesor no sabe cómo ayudarte a conseguir el resultado específico. Sea como fuere, otra razón (a menudo pasada por alto) puede ser que tu propio enfoque de las clases no sea tan efectivo como necesitarías que fuera para obtener un progreso real.

Después de enseñar decenas de miles de lecciones musicales a todo tipo de guitarristas y, por qué no mencionarlo, a profesores por todo el mundo, he empezado a darme cuenta de patrones repetitivos en muchos estudiantes para aprender a tocar la guitarra.

También me di cuenta de que el enfoque que tenían los estudiantes al estudiar con un profesor influía directamente en su progreso. Muy a menudo, 2 personas diferentes pueden tener resultados muy diferentes estudiando con el mismo profesor, porque la manera en la que los estudiantes aprenden es muy diferente. Por ejemplo, un estudiante cree que sabe mejor que el profesor alcanzar sus objetivos y se resiste a tener en cuenta las instrucciones que le da su profesor. Mas tarde, se da cuenta que no estaba en lo cierto. El otro estudiante absorbe todo lo que su profesor le enseña y se convierte rápidamente en un virtuoso.

He encontrado 3 tipos de estudiantes que se frustran fácilmente con sus clases de guitarra. Como leerás el resto del artículo, se honesto y pregúntate si perteneces a alguna de estas 3 descripciones. Seré el primero en admitir que tengo características de los “comportamientos ineficaces de los estudiantes” que indico más abajo. Volviendo atrás en el tiempo, ahora entiendo que una de las razones de porqué me tomó más tiempo tener maestria con la guitarra (más de 20 años) fue3 mi propio enfoque ineficaz al aprender diariamente.


El tipo “Enséñame algo nuevo hoy”

Puede que pienses que es de sentido común que se enseñen constantemente cosas nuevas en las lecciones, y esperas que lo primordial para tu profesor sea enseñarte lo “nuevo” para ti. Sin embargo, si examinamos este enfoque un poco más profundamente, te darás cuenta que tú “sólo” te preocupas en obtener nueva información, la cual, no te proporciona resultados a largo plazo.

En primer lugar, demasiado contenido tiende rápidamente a agobiar y a agotar (y a no tener tiempo para ensayar lo que estás aprendiendo). Este agobio es lo que causa que te frustres y te desapuntes de las clases (o peor aún, dejes la guitarra). En segundo lugar, “aprender cosas nuevas” no te acerca a la maestría. He tenido muchos estudiantes que saben hacer cosas muy hábiles con la guitarra. Por ejemplo, pueden tener una buena técnica, o una buena comprensión de cómo funciona la música, o tener buen oído. Pero en muchos casos, su habilidad para APLICAR e INTEGRAR lo que “saben” a su modo de tocar la guitarra es muy pobre. En este punto, “aprender cosas nuevas” no va a ayudar a estos estudiantes para avanzar. 

Simplemente debes estar “alerta” y tener este punto presente. Verdaderamente no se “sabe” algo hasta que se puede aplicar e integrar en tus habilidades musicales con fluidez.

Este tipo de entrenamiento basado en aplicar e integrar lo que sabes es, probablemente, el más sencillo y más valioso que puedes obtener de tus clases, y es un área del desarrollo musical carente en muchos guitarristas. Esto provoca una frustración masiva y decepción que experimentan muchos guitarristas (pero a veces no se dan cuenta de POR QUÉ están frustrados).

Cuando recibes clases por primera vez, puedes pensar que es genial que tu profesor te enseñe algo nuevo cada vez. Pero si tu profesor no hace más que “enseñarte cosas nuevas”, entonces, cuanto más lecciones des, empezarás a darte cuenta que no estás progresando realmente (porque la aplicación y la integración no tienen lugar). Mucha gente se va de las clases en este punto y alimenta el mito de que dar clases es inútil, sin entender las razones reales de su leve progreso.

El tipo de estudiante que sólo se interesa por aprender cosas nuevas, normalmente no dura en las clases durante mucho tiempo. Si un profesor le habla sobre algún concepto que le sea familiar al estudiante, la lección se considera una pérdida de tiempo. Porque estos estudiantes han escuchado este concepto por otra parte, y piensan que “ya lo saben”.

Por supuesto, recibir nueva información es parte de cualquier plan de enseñanza (y ciertamente, aprenderás un montón de cosas nuevas dando lecciones), y este es el orden en el cual esta información debe ser enseñada y la forma en la que tienes que ser entrenado para UTILIZAR, APLICAR e INTEGRAR esa información que hacen que las lecciones sean tan importantes. Si aprender “datos básicos” de forma lineal (y practicarlos del mismo modo) fuera suficiente para convertirse en un músico avanzado, entonces cualquiera podría comprar algunos libros y, después de estudiárselos durante un par de años, y practicarlos, se convertiría en un gran guitarrista. Por supuesto, la mayor parte de las veces, esto no sucede.

La moraleja de esto es recordar que recurres a tu profesor para aprender y crecer como guitarrista. Para conseguir esto o que ocurra necesitarás tener paciencia durante el procedimiento y darte cuenta que a veces, cuando piensas que “ya lo sabes”, puede que no sepas aún hasta el punto que puedas aplicarlo e integrarlo a tus otras habilidades musicales.


“El Perfeccionista”

El siguiente tipo de estudiante quiere controlar cada mínimo ejercicio que le enseñe su profesor (o que descubran por sí mismos) antes que seguir avanzando. Mientras que aparentemente es una buena idea, está lejos de ser un objetivo eficiente para ser buen guitarrista. Se aprende mejor la música de un modo no lineal, lo que significa que se puede trabajar en muchas cosas a la vez sin estresarse por conseguir un control absoluto en un orden concreto.

Me gusta comparar el aprender música con hacer una tarta. No se hace una tarta cocinando un solo ingrediente cada vez y luego, cuando cada uno está listo, mezclarlos todos. Si haces tu tarta así, te llevará mucho tiempo terminarla y, más importante, ¡la tarta no estará tan buena como si los ingredientes se hubiesen cocinado juntos!

Lo mismo pasa con las habilidades musicales. Si esperas hasta que te conviertes en un maestro de una técnica antes de empezar a trabajar en teoría musical, luego te vuelves un maestro en la composición, y luego en la improvisación, te llevará décadas el convertirte finalmente en un buen guitarristas y tus habilidades no estarán debidamente integradas entre ellas. Lo que te recomiendo es seguir un enfoque no lineal. Cuando aprendas una habilidad nueva, no esperes hasta controlarla por completo, sólo debes estar seguro que tienes las bases aprendidas e intentar buscar conceptos donde aplicarlo. Entonces, trabaja en integrar esta nueva habilidad en cada cosa que suelas hacer o tocar. La aplicación y la integración son habilidades únicas que deben ser practicadas por separado. Esta clave puede permitirte pasar de ser “el estudiante”, quien es capaz de hacer “montones de cosas” en la guitarra, a ser el gran guitarrista que puede usar todas sus habilidades musicales para alcanzar una expresión musical completa.

Este enfoque (no lineal) te prevendrá de desequilibrarte en tus habilidades y, en cualquier nivel de desarrollo musical, serás capaz de aplicar e integrar todo lo que sepas. Es importante anotar que un “enfoque no lineal” no es un enfoque “sin lógica”. Así que si estás buscando un enfoque lógico y sistemático para aprender a tocar, deberías entender que esta estrategia geométrica de aprendizaje ES de hecho la más efectiva, más eficiente y más lógica posible.


“El desafiante”

Este tipo de personalidad viene de un músico que ha estado tocando un tiempo y ha estudiado con otros profesores anteriormente. Este estudiante puede empezar desde la primera clase con ideas preconcebidas sobre cómo deberían ser las clases, e imponiendo al profesor lo que tiene que enseñar. Debería aclarar que no estoy hablando de preguntar cuando no entiendes algo o decirle a tu profesor cuales son tus objetivos. Hay una gran diferencia entre hacer esto e intentar mandar al profesor lo que tiene que enseñar. Si el estudiante sabe mucho más de enseñanza que el profesor, entonces el estudiante DEBERÍA SER el profesor, ¿no? Si sabes cómo aprender satisfactoriamente a tocar la guitarra por ti mismo y eres VERDADERAMENTE feliz con tus progresos sin un profesor, entonces tal vez no deberías ir a clases. Pero si buscas ayuda de un guitarrista cualificado, esto significa que te has dado cuenta que lo que haces por tu cuenta no está funcionando tan bien como crees. Por lo tanto, deberías aceptar el hecho (o la alta probabilidad) de que tu profesor de guitarra sabe mucho más de tocar y de enseñar que tú y que puede enseñarte a tocar bien (si no, ¿por qué le pagarías a tu profesor?). Por supuesto, no todos los profesores son iguales, y algunos están más cualificados para enseñar que otros. 

Siempre le digo a mis estudiantes que, para recibir las mayores ventajas de trabajar conmigo, es su trabajo comunicarme sus objetivos y hacer una lista con sus retos musicales. Después está mi trabajo, en el que tengo que crear la mejor estrategia posible para resolver sus problemas y hacerles alcanzar sus objetivos tan pronto como sea posible. Pero para que esto suceda, necesitan tener fé en mi como profesor. Y comprometerse para continuar aprendiendo y ensayando.

Si tu profesor de guitarra ha “creado” grandes músicos, lo más probable es que sepa lo que hace y sea capaz de ayudarte también. Pero tendrá limitado el poder ayudarte (y el procedimiento será mucho más largo) si constantemente le rebates todo lo que te pide hacer. De nuevo, preguntar sobre algo que no entiendes es normal, y es parte del aprendizaje. Pero crear un plan completo de lecciones es la responsabilidad de tu profesor, no la tuya.

En muchos de mis artículos anteriores, he mencionado que trabajar con un profesor es la manera más rápida de alcanzar tus objetivos musicales. Pero si quieres maximizar tu rango de progresos, deberías analizar la manera en la que estudias con tu profesor. Incluso si eliges estudiar por tu cuenta, insisto encarecidamente en que analices el enfoque de tu aprendizaje y de la práctica, y mira si se puede mejorar.

Hay muchas variables que afectan tu rango de mejora durante el aprendizaje. Si los alineas en tu favor (estudiando con un gran profesor, adaptando el mejor enfoque, desarrollando hábitos de práctica eficientes, y más), ¡serás imparable!


Si te reconoces en uno de estos tipos de estudiantes descritos, piensa en tu modo de aprendizaje y, si es necesario, toma la decisión de cambiar ese modo de pensar. En la superficie, puede parecer algo insignificante, pero la diferencia puede hacer que tu forma de tocar sea mejor que la que nunca antes hubieras imaginado.


Traducido por Paloma Pomares

Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario