¿Podrás ser un buen guitarrista? – Por Tom Hess

Dejad que os cuente una pequeña historia. Tocar la guitarra nunca me fue fácil cuando era joven. No tenía ningún, como se suele llamar, talento natural, o al menos, no lo sabía. Fui a la facultad a estudiar música. Acabé el instituto hacía cuatro años. Era un estudiante normalito y tenía mucho miedo a no hacerlo bien en la facultad, ya que se supone que es mucho más difícil que en el instituto.

El primer día de clases, me senté en mi clase de teoría musical y me di cuenta que la clase estaba llena de estudiantes con títulos de música. Me sentí intimidado al saber que había 50 personas que tocaban mejor el piano, la flauta, el violín o el clarinete que yo la guitarra. Supuestamente, todos estos estudiantes podían leer música correctamente y entender más sobre teoría musical que yo. Esa misma semana, fui a hablar con mi profesor de teoría musical sobre mis dudas infundadas en el miedo que tenía por no estar seguro si sería capaz de encajar en la clase. Me dijo “Mucha gente que va a la facultad para aprender una carrera musical nunca hace lo suficiente para obtener el título. Algunos suspenden las clases de música. Otros abandonan y cambian su especialización cuando se dan cuenta que aprobar música es uno de los títulos más complicados que existen, así que deciden cambiar a algo más fácil (como negocios, contabilidad, etc.). Menos del 25% de los estudiantes de esta clase acabarán su segundo año de universidad en música.” Debí parecer muy nervioso ahí quieto escuchando todo esto. Él continuó, “Los únicos que lo hacen y se vuelven verdaderos músicos no son siempre los que mejor tocan, no siempre las personas más inteligentes y no siempre las más creativas. No. Los estudiantes que lo consiguen son siempre los únicos que tienen ese deseo más allá del que tienen los demás. Tienen el objetivo persistente, implacable de convertirse en un músico y la ética de trabajo para consolidarlo. Estos son los únicos que prácticamente siempre lo consiguen.”

Tardó varios días en calar lo que me dijo en mi mente desde que hablamos. No era uno más de la gente con títulos de la facultad. Había otros estudiantes que eran mejores tocando sus instrumentos, comparado a como tocaba yo la guitarra entonces. (Cuando entré en la universidad, ¡apenas podía leer música!) Pero estaba totalmente convencido que TENÍA el intenso deseo de convertirme en un músico real (más que un músico decente) y tenía la ética del trabajo y la persistencia de mi lado. Empecé a sentirme seguro de que podía conseguirlo, y me saqué mis títulos, y después comencé a enseñar música, escribir mi propia música, lanzar mis propios CDs, crear mi propia compañía de grabación, y dar la vuelta al mundo. No sabía que podría llegar hasta aquí, pero me lo tomé paso a paso hasta que algo fue sucediendo. Al principio del primer semestre, había 50 estudiantes en mi clase. Al principio del segundo semestre, había menos de 25. Cuando empezó el tercer semestre, el número descendió a 11. Al final de los 4 semestres, sólo 6 de estas personas se graduaron: Mike Walsh (el otro guitarrista en mi banda) y yo estábamos entre los 6 que lo conseguimos. Fuimos a otras universidades a por el siguiente título. Todos los que nos graduamos estábamos muy motivados que nos condujo a ser unos músicos excelentes. Había otros estudiantes que no lo consiguieron y yo pensé que eran altamente inteligentes y creativos, y que eran buenos con sus instrumentos, pero pasaron por alto las cosas que más importan al final: la pasión, el camino y la absoluta determinación para poder con todo ello.

Han pasado años desde que dejé la facultad. He alcanzado los grandes objetivos que me propuse en su día. Tú puedes hacer los mismo. Tienes potencial más alla de lo que hayas alcanzado. La gran mayoría de vosotros no tiene idea de cual es vuestro potencial. A lo largo de los años, he tenido estudiantes excelentes, pero los únicos que han llegado lejos en la música (y aquellos que son más felices con lo que hacen) son los que pude hacer ver que tenían más potencial del que pensaban. Todo lo que necesitamos es tener las herramientas correctas (aquí es donde entra un buen profesor), aprender cómo aplicarlas (el profesor influye) y tener el deseo y la manera de que ocurra (aquí es donde TÚ influyes).
Regla número 1: No intentes aprender por tu cuenta. No intentes aprender exclusivamente viendo tablaturas gratis o lecciones en internet. Si eso es todo lo que necesitarías para avanzar, habría miles de estrellas de rock en el mundo. Seguro que hay buenas páginas web que tienen calidad. Piensa que estas cosas ayudan, pero entiende que nunca serán un buen sustituto a trabajar con un buen profesor.

Regla número 2: Convertirse un buen músico a largo plazo requiere miles de horas de práctica y años de aprendizaje. Te llevará más tiempo alcanzar tus objetivos sin un buen profesor. Un buen profesor puede/debería salvarte de practicar sin rumbo, enseñándote COMO alcanzar tus objetivos más rápidamente y mejor.
Regla número 3: Además de trabajar con un profesor, debes saber los pasos que tienes que tomar por tu cuenta para convertirte en el guitarrista que quieres (y puedes) ser.

Regla número 4: No te mientas. No te digas que vas a dedicar tiempo, esfuerzo y dinero en hacer esto si sabes realmente que no vas a poder. Cuando decidas invertir en ti mismo y alcanzar tus objetivos, ¡hazlo! Mira el camino que debes recorrer hasta que alcances tus objetivos. Céntrate, motívate, se disciplinado ¡y ten ganas!
Regla número 5: Después del “miedo”, la procrastinación es el peor enemigo para obtener los resultados que quieres realmente.

Muchos guitarristas que se consideran realmente felices, son los que se mueven por sus objetivos. Hay algunos que hicieron cosas significantes para obtener los resultados que querían en su vida. Muchos de los que fallaron son los que tiraron la toalla demasiado pronto y no dieron el 100%. ¿Dónde te ves en un año? ¿En tres años? ¿En cinco? ¿En ocho? ¿En quince años? Espero que seas capaz de decir que eres “Feliz”.


Autor: Tom Hess

Traducido por Paloma Pomares
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario