¡Deja de destrozarte las manos! – por Martina Fasano

“Todo está en las manos”.
Como guitarrista, habrás escuchado a montones de guitarristas que es de ahí de donde proviene su estilo. Mientras esto está basado en la evidencia que no se puede negar, el hecho es que si no cuidas tus manos, puede que no puedas tocar nada en absoluto.
Con 16 años, pasaba innumerables horas practicando con mi guitarra. Tocaba hasta que me dolían las manos tanto que era imposible pensar en tocar otro acorde. Como mucha gente joven, asumí que nada podría evitar que continuara con este ritmo. Estaba equivocada.
Un día me di cuenta que el dolor que tenía mientras tocaba no se iba pasadas unas horas. Ni un día después. Una semana no cambió las cosas. Dolía hasta cuando sujetaba mi Les Paul Studio azul. Intenté cambiar a una guitarra con un mástil más delgado, pero era demasiado tarde. Mi mano de los acordes dolía, y mucho. Pedí ayuda a un doctor, que me mandó a un especialista. Hasta ese momento yo no sabía que había especialistas de manos. Me dio una serie de ejercicios para fortalecer mi mano, estiramientos para realizar después de tocar mi guitarra, y me pidió que fuera dos veces a la semana a sesiones terapéuticas para “arreglar” lo que había hecho a mi mano. Dejé de tocar un año y medio debido a mi problema de mano/muñeca, y me deprimí.
Vicki Hawkins -psicoterapeuta y miembro de la Asociación de Medicina de Artistas, trabaja en el centro renovado Al & Malka Centro de Salud para Artistas en Tornoto, Ontario, Canadá- dijo “Los daños que vemos más a menudo en el Centro de Salud de Artistas para guitarristas implican el daño por uso excesivo de la muñeca y la mano, y, como secundario, tensión en los hombros y cuello debido a la mala postura.”
Cualquiera que se haya colgado una Les Paul al hombro y haya tocado un concierto de dos horas puede entender fácilmente lo que sufre ella. La pregunta más importante es: ¿cómo puedes prevenir que te suceda esto?
Calienta
“Calentar antes es muy importante” dice Hawkins. Se debe incluir “tres o cinco minutos de actividad cardiovascular, como escaleras o una caminata a ritmo rápido por la habitación. Esto debería ir seguido de amplios movimientos de las mayores articulaciones –hombros y codos- seguidos de movimientos de las muñecas y dedos. “Esto puede ser una sorpresa para muchos guitarristas, pero cuando se tenga en cuenta el hecho de que incrementar la actividad cardiovascular incrementa el riego sanguíneo en los músculos, esto comienza a tener sentido”.
Sólo después de la rutina descrita comenzará tu calentamiento específico para la guitarra, que puede incluir cosas como escalas u otros ejercicios que hagas habitualmente para calentar. Hawkins es clara con respecto a que este procedimiento no debe hacerse deprisa: “el proceso completo debe tomar al menos diez minutos.”
Descansa habitual y regularmente
Una vez que hayas calentado y estés tocando, la atención para prevenir daños debe ser una prioridad. “También es muy importante descansar frecuentemente de tocar, cada 20 o 30 minutos,” dice Hawkins. “El descanso no debe ser largo (de uno a cinco minutos) pero suficiente para dejar la “posición de guitarra”, tomar agua y hacer un par de círculos con los hombros.”
Fortalecer tus músculos
“Los guitarristas necesitan centrarse en fortalecer el hombro, estabilizar los músculos y los músculos estabilizadores de la base para aguantar el movimiento. Estos ejercicios puede que necesiten ser completados a diario durante un periodo de tiempo para construir esa fuerza.”
Hawkins dice que no hay dos guitarristas iguales, y por lo tanto cada individuo necesita un régimen de ejercicios diferentes. Si sospechas que los músculos estabilizadores de tu hombro no son tan fuertes como deberían, ves a un psicoterapeuta para que te recomiende una serie de ejercicios que puedan ser de tu interés. Hay bastantes webs que muestran ejercicios para estirar y fortalecer disponibles para sus visitantes. Guitar Tricks es uno de esos sitios, y hay muchos otros. Como todos los consejos médicos, deberías siempre buscar la supervisión de un profesional antes de intentar cualquier rutina de ejercicios, incluso aquellos que sean relativamente inofensivos, como entrenamiento de manos.
¡Mantente recto!
¿Recuerdas cuando tu madre te gritaba para que te pusieras recto? Ella estaba en lo cierto. De nuevo. Hawkins enfatiza “es también importante la Buena postura mientras se toca para que los músculos estén en una posición óptima.” Esto puede significar que tener tu guitarra colgada como tu guitarrista favorito puede no ser la mejor idea.
Estira después de tocar
Al contrario del pensamiento popular, no se debe estirar antes de tocar, pero sí después. Estirar antes puede conducir a producir lesiones. Hawkins explica: “Los estiramentiso deberían ser completados después de tocar y deberían incluir la flexión de muñecas y extensores, los músculos intrínsecos de la mano, y los músculos pectorales –de la parte delantera del pecho. Los estiramientos deberían aguantarse durante al menos 20 segundos, y completados cada día para que surjan efecto.”
Busca ayuda cuando te duela
El dolor es una señal de que algo no va bien. “Un guitarrista debería ver al médico si el dolor es agudo, no remite, o va a peor en lugar de a mejor. Tambien, visitar a un médico ayuda si existe algún hormigueo en la extremidad (en los dedos, por ejemplo) o algun cambio o sensación.”
¡Cuida tus manos!

A menudo damos por sentado que todo está bien cuando todo funciona como debería. Hasta que no tenemos un achaque no prestamos atención a lo que deberíamos hacer. Los guitarristas de cualquier nivel -amateur o pro, rockstars o aficionados- deben cuidar sus manos. Cuídalas, y te asegurarás un largo tiempo de diversión con tu instrumento favorito.

http://www.guitarplayer.com/blogentry/947


Autor: Martina Fasano
Traducido por Paloma Pomares
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario