Como tocar impresionantes riffs – por Tom Hess

Una de las preguntas más comunes que me hacen los guitarristas es como crear buenos ritmos de riff para metal y rock. Después de aprender los acordes y un par de ritmos, muchos guitarristas se sienten como si se les acabaran las ideas y empiezan a pensar cómo sus guitarristas favoritos consiguieron sus impresionantes riffs. En este artículo, voy a enseñarte un par de métodos para practicar el ritmo en la guitarra que te ayudarán a tener una rutina y crear consistentes riffs de metal y rock.

Para empezar, necesitas darte cuenta que el procedimiento para crear un buen riff tiene más en común con “cómo” tocas las notas (o acordes) que con “qué” notas tocas. Es posible sacar el riff más básico con acordes que puedas imaginar y que suene increíble sin añadir notas nuevas. Esto significa que no tienes que buscar notas ni acordes “nuevos” para mejorar el sonido de tus riffs. También significa que para controlar el ritmo, vas a necesitar desarrollar una variedad de habilidades que probablemente nunca consideraste practicar antes.

Probablemente estés bajo aviso de necesitar algunos de los elementos para convertirte en un guitarrista mejor. De todas maneras, si sigues teniendo dificultades para crear tus propios riffs, significa que hay otros aspectos que necesitas mejorar (puede que te dieras cuenta o no). 
Desafortunadamente, si no eres mi alumno habitual, no sabré nada de tu trasfondo musical y nivel musical, así que no tengo manera de especificarte nada en este artículo que TÚ necesites practicar para crear mejores riffs. De todas formas, hay varias áreas que puedes mirar habitualmente para mejorar, sin importar lo avanzado que seas. Es el control sobre estos fundamentos lo que te permite escribir rápidamente y tocar riffs apasionantes:

  1. 1 Trabajar en tocar de manera ESTRICTA y limpia. Esta habilidad es la base que determina o no que tus riffs suenen bien. Muchos guitarristas saben que “tocar al tempo” se refiere a tocar con un ritmo constante, pero pocos saben “decir” que están realmente usando el metrónomo (o las bases de batería). Si el tiempo es inconstante, será difícil hacer que tus riffs suenen bien, no importa las notas que toques.Una manera simple de calibrar tu tempo en la guitarra es grabándote tocando una serie de semicorcheas usando un acorde de potencia. Haz esto con una base de batería o un metrónomo que toque semicorcheas. Si tocas al ritmo correcto, parecerá que el “click” ha desaparecido (se silencia) mientras tocas, pues tu técnica encaja perfectamente “encima” de él. De todas formas, si la nota suena antes o después del click, eso es señal de que tienes que ensayar tu tempo.Además de tocar tu guiarra a tiempo, tocar de manera “estricta” se refiere a tener control sobre el muteo de las cuerdas, el movimiento de la púa y otras habilidades que se van añadiendo para que los riffs suenen perfectos. Tener el control sobre estos elementos no solo hará que tus ideas suenen mucho mejor, sino que también te ahorrará MUCHO más tiempo y dinero que si grabases por partes profesionalmente.Aísla la estructura rítmica del tempo. Como los solos, muchos guitarristas tienen tendencia a “sobretocar” cuando se trata de crear rifs. El hecho es que puedes crear ritmos super heavys e intensos de metal y rock usando una sola nota (o acorde). Siempre es guay buscar nuevas y emocionantes ideas para tocar en la guitarra, pero no pierdas la idea de que el primer elemento de un buen riff de guitarra es, bueno… ¡ritmo!Crear un riff tocando una sola nota (o acorde) te animará a pensar más en el ritmo que estás tocando. Una manera de hacerlo es escribir (en un papel o en el ordenador) una serie de corcheas para 4-8 compases (a tempo 4/4). Después, aleatoriamente, borra 3 corcheas en cada compás (pon silencios en su lugar). Ahora toca el resultado usando una nota o acorde. Te llevarás una agradable sorpresa por lo bien que suena y podrás hacer rápidamente docenas de patrones para usarlos como base para tus riffs (antes de añadir ninguna nota). Una vez que avances más, podrás utilizar una métrica impar, métricas mezcladas y más grupos de notas.
  2. Utiliza el mismo ritmo para crear varios riffs. Toma un patrón rítmico sin notas (como lo descrito más arriba) y aplícalo tocando una serie de 10-20 series de acordes (o notas). Hacer esto será un reto (y mejora) para tu ritmo y creatividad. También intenta la misma idea al contrario: toma los mismos acordes y tócalos utilizando 10-20 ritmos diferentes. Estas variaciones te darán más ideas para riffs de rock para utilizar en tus canciones.
  3. Trabaja los armónicos y las técnicas de vibrato. Estas dos técnicas añaden mucha intensidad a tus riffs (particularmente en el rock y heavy metal). El vibrato le da a tu guitarra un sonido “vocal”, y una vez que lo combines con armónicos, el resultado será un riff chillón que solicitará atención. Practica esto añadiendo un vibrato intenso al final de tus riffs. Terminando fuerte los riffs, te ayudará a añadir poder sobre el sonido. Una vez te sientas cómodo con estos, añade armónicos al vibrato potente.
  4. Aprende cómo combinar acordes de un modo creativo. Esto te permitirá utilizar progresiones (grupos) de acordes que suenen bien en tus riffs. Te costará menos tiempo hacer esto si te sabes cómo se agrupan los acordes en las escalas. Si no entiendes este concepto todavía, simplemente experimenta tocando las tríadas mayores y las menores juntas con acordes de potencia. Por ejemplo, si tienes un riff que contiene un acorde de potencia en E (mi), puedes sustituirlo tocando las notas del acorde de E Mayor (o E menor) en lugar del acorde de potencia habitual. Toca cualquier riff con acordes de potencia Mayores o menores. ¡Los sonidos creativos que crearás no querrás que terminen!


Aprendiendo a tocar consistentemente ritmos creativos en los riffs es una habilidad que toma tiempo desarrollar. De todos modos, como ves, hay cosas que puedes hacer para practicar esto de una manera tangible. Una vez que aprendas como hacer tus propios riffs metal y rock, te divertiras mucho más tocando la guitarra y las ideas vendrán más rápido. Además de ayudarte a ser un mejor guitarristas, estos conceptos te harán un mejor músico si quieres unirte a alguna banda. Si quieres convertirte en músico profesional, estas habilidades tienen valor incalculable, tanto en el escenario como en el estudio.



Autor: Tom Hess
Traducido por Paloma Pomares
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario