Cómo practicar para tocar en directo – por Tom Hess

¿Harto de cometer errores y estar nervioso por tocar en directo? Tengo buenas noticias: aunque pueda parecer que los errores en directo vienen “de ninguna parte”, date cuenta que TODOS los errores son resultado de una práctica insuficiente o inefectiva. Es BUENO saberlo, porque significa que está en tu mano mejorar tus habilidades. Dicho esto, cuando practiques, hay muchas cosas que DEBES aprender a hacer y en las que pensar para asegurarte que estás preparado para hacer una buena puesta en escena y divertirte mientras lo haces.

Deja de estar listo para el error
Cuando practiques para tocar en directo, la primera cosa que tienes que hacer es reajustar tus expectativas. Muchos guitarristas piensan que el objetivo es cometer “cero” errores cuando tocan en directo. Esta es la peor mentalidad que se puede tener. Si esperas tener el 100% de perfección mientras tocas, siempre sentirás que fallas cuando cometes un error mientras tocas (lo que le pasará inevitablemente a cualquiera que toque en vivo). Sí, incluso los mejores guitarristas cometen errores sobre el escenario (y la mayoría de la gente no lo dirá, incluso si se sienta en primera fila). De todos modos, no deberías conformarte con tocar de forma descuidada o dejar de preocuparte de tu técnica, y esa ansiedad CAUSA que los errores sucedan. Y a la inversa, no preocuparse sobre los errores por completo asegura que tu técnica siempre será descuidada cuando toques en directo.

Antes de explicarte cómo practicar para tocar en directo, hay tres objetivos que debes tener en mente todo el rato para mejorar esta área de tu técnica.

Objetivo 1: Lucha por la confianza, no la perfección
Muchos guitarristas tienen una lucha con tocar en directo porque su técnica es impredecible y no fiable. A veces tocan muy bien, pero otras veces su puesta en escena es un completo desastre. De tu primer objetivo tienes que eliminar esta inconsistencia y aprender a tocar a un nivel realista, cada vez, sin intentos exagerados en la puesta en escena. El hecho es que ser capaz de tocar con un nivel de precisión del 85-87% cada vez que tocas en directo es mucho mejor que tocar a un nivel del 99% una vez, luego un 72% la siguiente, un 86% la siguiente y un 68% la siguiente vez. Esforzarse por la consistencia y la confianza en tu técnica es importante, porque te permite trabajar en el segundo objetivo.

Objetivo 2: Salva la brecha
Como guitarrista buscando la manera de mejorar tu técnica en directo, tienes dos niveles de habilidad diferentes para mantener: tu nivel ideal y tu nivel en directo. Tu nivel ideal está medido por tu modo de tocar en condiciones óptimas (en tu habitación, sentado, sin distracciones, a temperatura ideal en la habitación, etc.). Tu nivel en directo está marcado por tus habilidades en una situación menos óptima (en el escenario, con luces cegadoras que te dan en la cara, montones de distracciones, música alta, temperatura demasiado alta o baja, tocar mientras caminas, etc.). Así que tu segundo objetivo cuando practiques es salvar (minimizar) la brecha entre estos dos niveles. Esto no significa que tu fin sea cometer cero errores (como escribí antes), significa una persecución sin final para ganar técnica en vivo tan cerca como sea posible de tu nivel de habilidad ideal. Date cuenta que tu modo de tocar siempre se “retrasará” tras tus habilidades máximas reales en un entorno idóneo. Dicho esto, puedes hacer MUCHO para minimizar esa brecha entre las dos y hacer que estén más cerca de la otra.

Objetivo 3: Expande tu horizonte “guitarrístico”
Mejorarás tus habilidades más rápido cuando trabajes constantemente en incrementar tus habilidades TOTALES como guitarrista. Este punto parece ser extremadamente obvio cuando lo lees por primera vez, pero debes entender 3 razones cruciales de por qué hacer esto beneficia especialmente tu vida como guitarrista:
1.- Mejorar tus habilidades máximas como guitarrista mejora de forma casi inmediata en tu habilidad para tocar mejor en directo (aunque esa mejora es limitada).
2.- A pesar de esa cantidad inmediata de mejora, mejorar tus habilidades máximas te hará ser más consciente de la brecha entre tu nivel “ideal” y tu nivel “en directo”. Esto mejora la presión positiva que sientes al practicar y hacer mejor tu técnica mientras estás en directo.
3.- Tu técnica en directo nunca será mejor que tu nivel máximo de habilidad. Así que si quieres mejorar constantemente en directo, debes tener algo por lo que “luchar”. La mejor manera de hacer esto es crear un nuevo criterio de mejora simplemente aprendiendo a tocar mejor en un entorno ideal.

Ahora, vamos a hablar de cómo practicar para mejorar el nivel en directo:

Paso 1:  Prueba de simulación de estrés
Practicar de manera eficiente para los conciertos requiere una versión modificada del enfoque necesitado para aprender algo que quieras tocar.
Debes empezar tomando una pieza de música que entiendas para tocarla y utilizarla como una “prueba de simulación de estrés”. Esto significa que debes simular tocar en directo tan parecido como puedas, utilizando variables de estrés, como:
1.- Tocando la guitarra frente a un foco de luz (o en la oscuridad) para simular lo que es tocar en un escenario real.
2.- Tocar de pie, moviéndote, andando, corriendo o saltando.
3.- Tocando la guitarra con distracciones alrededor.
4.- Tocar con otras personas cerca (también amigos y familia)
5.- Tocar con equipos que no sean familiares (guitarras y amplificadores)
6.- Tocar con una ecualización diferente (que no esté en tu tono favorito)
7.- Tocar la guitarra en el exterior.
8.- Tocar la guitarra con los dedos fríos.
9.- Tocar la guitarra con los dedos calientes y sudorosos.
10.- Tocar sin escucharte (y grabarlo, para poder escucharlo y saber cómo suena).
11.- Etc.

Paso 2: Convertir los errores en ejercicios para mejorar tu técnica
El siguiente paso es identificar las partes de la música que se desmoronan bajo uno o más elementos estresantes explicados arriba. Estas son partes que es muy habitual que te produzcan un error en directo. Por ello, debes darte cuenta que tocar en la oscuridad hace que la posición de tu mano en el mástil varíe inconsistentemente y sea poco fiable, que no puedas tocar con la púa claramente mientras tocas en una frecuencia del amplificador que no conoces a la perfección. Haz una lista con todos los problemas (y las variables de estrés que los causan) en un papel o en un archivo de ordenador.
Ahora que tienes una lista de “ejercicios” que mejorarán tu técnica, puedes ir al paso 3.

Paso3: siéntete cómodo estando incómodo
Tienes partes sueltas de la técnica musical que se desmoronan bajo un estado de estrés. Tu próximo nivel es navegar más profundo en el mismo contexto real hasta que vayan volviéndose más sencillas. Por ejemplo, si te das cuenta que un acorde en un solo siempre falla cuando estás de pie, practícalo hasta que te sea fácil. Haz esto con todos los problemas que identifiques y observa que tu técnica empezará a ser un poco más de confianza “cuando de verdad importe” – en directo.
La buena noticia es que nada durante este proceso cambia físicamente. Después de que lo hagas un par de veces, verás qué simple (y tremendamente efectivo) es. Esto te ayudará a tener más confianza y reducir la ansiedad por tocar en directo – lo que te ayudará a mejorar tus habilidades.

Consejo: te será más fácil adaptarte a tus prácticas ( y equilibrarlas con otras tareas en las que trabajar con tu guitarra) si utilizas un calendario de prácticas eficiente.

Centrarte y practicar siguiendo los consejos explicados antes, te permitirá sentirte como en casa en el escenario. En lugar de sentirse aterrorizado de tocar en directo, empezarás a desear estar sobre el escenario y a sentirte bien. Y a raíz de esto, tu público se sentirá bien también contigo. No importa cuanta gente te esté viendo. Tener las habilidades y la confianza necesaria para hacer un buen espectáculo te ayudará para pasar de ser un “guitarrista” a un músico real.



Autor: Tom Hess
Traducido por Paloma Pomares
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario