Muchos guitarristas no compensan – por Tom Hess

Muchos estudiantes de guitarra están totalmente descompensados por las habilidades con las que cuentan. Aquellos de vosotros que habéis leído otros artículos míos, sabéis que no soy defensor de estudiar todo lo relacionado con la música, y tampoco creo en estudiar un billón de técnicas y estilos. 
Como músico y compositor, tengo el deber de enseñar sólo las técnicas que necesito para alcanzar mis objetivos. Como profesor, debo ayudar a mis estudiantes en las cosas que sean necesarias para que ellos alcancen sus objetivos. En cualquier caso, no es importante aprender todo sobre todo. Sería genial hacerlo, pero no hay horas suficientes en el día (o años en la vida) para saberlo todo.

Un porcentaje significativo de mis estudiantes que han estado tocando/estudiando música por un tiempo antes de empezar conmigo, a menudo han tenido más de un profesor en el pasado. En casi cada caso, estos estudiantes tienen unas habilidades prometedoras en un par de áreas y tienen carencias en otras áreas más importantes. El problema no es que tengan esa carencia en uno u otro área, sino que los áreas donde fallan son a veces críticas (o bastante importantes) para alcanzar sus propios objetivos. La peor parte es que ellos no se dan cuenta de lo que fallan en estos áreas, no llegan a comprender al completo cuán importante es para ellos reforzar estos campos. Esto es, en mi opinión, la responsabilidad de cada profesor, suavizar este punto a sus alumnos y trabajar en una base regular para superar el bache y mejorar estos puntos débiles.

Para todos los guitarristas que estáis leyendo esto, si estáis estudiando con un buen profesor, aseguraos que comprende cuales son vuestros mayores objetivos. Si vuestro profesor es bueno, debería haber trabajado con vosotros en vuestros puntos flojos, y si vuestro profesor no puede o no lo ha hecho, buscad otro profesor.

El área donde muchos estudiantes son más fuertes normalmente es la técnica, y las más débiles son normalmente las habilidades auditivas, composición e improvisación. La composición puede que no sea parte de sus objetivos, pero no importa cual objetivo tengas para que la improvisación sea una herramienta importante que necesitarás para ellos, y ciertas habilidades auditivas serán definitivamente una parte esencial para controlar cualquier objetivo.
Estar descompensado musicalmente puede ser un verdadero problema por 2 razones:
  1. Tus puntos flacos siempre te perseguirán porque no serás capaz de lograr lo que necesitas sin ser fuerte en todos los áreas que necesites para alcanzar tus metas.
  2. Los puntos fuertes no son tan útiles sin otras habilidades necesarias para avanzar. Esto hace que un área, que en general es fuerte, sea sólo mediocre porque los puntos fuertes no pueden ser aplicados.

Aquí hay un ejemplo relacionado con el segundo punto: vamos a asumir que el objetivo de alguien es escribir canciones con buena melodía. Vamos a asumir lo siguiente:
  • Puntos fuertes: técnica de guitarra melódica, buen vocabulario de acordes, toca guitarra rítmica, sentido de la melodía.
  • Puntos flojos: conocimiento de teoría musical, habilidades auditivas, improvisación, forma (estructura de las canciones)

Es como si este guitarrista no tuviera problema en encontrar acordes que se complementen bien porque conoce bastante cantidad de ellos, PERO por su falta de comprensión de cómo funcionan los acordes (debilidad en teoría musical), le será difícil encontrar buenas progresiones de acordes (combinaciones). Además, no saber teoría podrá complicarle el escribir música, que es la clave, y para poder cambiar las notas de manera fluida. Las habilidades auditivas de este guitarrista son muy débiles para “escuchar” la progresión de acordes en su cabeza y no le resultará fácil. Así que, al final, no importa cuántos acordes sepa esta persona porque las carencias restringes la habilidad de aplicar el conocimiento sobre acordes.

Vamos a decir que este guitarrista contrata a un compositor y ahora es el momento de grabar un solo sobre la canción. Tiene una buena técnica de guitarra melódica y un buen sentido de la melodía. Este es un buen comienzo, pero con una débil improvisación y pocas habilidades auditivas, le va a ser muy difícil escribir algo que encaje con la canción. Con un mejor conocimiento de teoría musical, es posible al menos superar este fallo parcialmente.  PERO en nuestro ejemplo, esta persona es débil en teoría musical. Así que he aquí un clásico ejemplo de cómo los puntos fuertes no sirven cuando no pueden ser aplicados. Por supuesto que esta persona podría tocar partes muy rápidas que tengan melodía, pero si no puede encajar la canción, ¿de qué sirve?

Los ejemplos que di antes no son exageraciones o extremistas, tan solo son dos de muchas situaciones muy comunes que atacan la habilidad de cada uno para alcanzar sus objetivos y sentirse completo con la música. Muchos guitarristas están en proceso de encontrar el balance y son respaldados con una base diaria. Mucha gente es seducida por sus puntos fuertes e ignaoran sus debilidades, concentrándose en hacer los puntos fuertes más fuertes. Todo lo que hace esto es desequilibrar, frustrar más musicalmente y alejar del talento musical.


Autor: TOM HESS
Traducido por Paloma Pomares
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario