Como evitar la pérdida de motivación, "desvanecimiento musical" - Por Tom Hess

¿Alguna vez has sentido dificultad para estar concentrado y motivado para tocar? Muchos músicos que conozco (incluido yo) han tenido algún momento en sus vidas en el que han experimentado el desvanecimiento musical - un sentimiento de pérdida de inspiración, desmotivación, aburrimiento, o simplemente vaguería. No estoy hablando de la gente que ha perdido interés en la música, me refiero a quien la ama, pero se ha forzado en centrarse en ella en algún momento de su vida. Dejadme ilustrarlo con dos ejemplos, un guitarrista intermedio y un músico profesional.

Aquí dejo un extracto de un correo que recibí de un guitarrista intermedio:
"... Empecé con la guitarra cuando tenía 14 tras ver a un amigo mio tocar. Estaba muy impresionado en esa época, estaba enamorado de la guitarra.
Mi primer objetivo era ser mejor que mi amigo, así que trabajé muy duro, como 6 o más horas diarias. No podía separarme de la guitarra. Cada mañana me despertaba, la tomaba y tocaba un poco antes del colegio. ¡Noté GRANDES avances! Pronto fui mejor que mi amigo, y supe que todo provenía de 'la práctica correcta y el trabajo duro'.
Me empecé a dar cuenta de los grandes avances que tuve en poco tiempo, y me puse unos objetivos más altos. Estaba muy feliz y emocionado porque sabía lo grande que podía ser si continuaba trabajando como lo había hecho antes. Comencé a dar conciertos por la ciudad, pequeños y grandes, cualquier cosa era buena para mí.
En las últimas semanas, parece que no puedo tomar la guitarra. Han pasado 2 días sin que la haya tocado. Es como si hubiera perdido el 'deseo' de tocar, pero no. Es difícil de explicar, dentro de mi tengo ganas de tocar, pero no lo hago. Me frustra que pase esto. Es como si fuera aburrido tocar aunque lo sigo adorando. ¿Qué puedo hacer?"

Ahora pondré el siguiente ejemplo (otro extracto que me enviaron):
"¡Hola Tom! He hecho un progreso excelente desde que empezamos a escribirnos, incluso mi mujer, que no sabe nada sobre música, ha notado una gran diferencia en lo que hago. El nuevo trabajo está casi terminado. Es mucho mejor que el primero, y estaremos listos para la gira pronto. Aunque los nuevos solos son mucho más complicados, estoy más confiado hoy que soy capaz de tocarlos cada noche sin problemas y sabes el problema que supusieron en la gira del año pasado. Como habrás adivinado, estoy en un nuevo lugar ahora y FINALMENTE ¡en el nivel de habilidad en el que debería haber estado el año pasado! Así que probablemente estés pensando 'objetivo realizado', 'acabó la lucha', 'he ganado' u otro pensamiento victorioso. Todo está bien para mi ahora, ¿verdad? Bueno, no del todo Tom.
Sí, hay cosas que nunca han ido mejor en mi carrera o en mi modo de tocar, pero tengo un reto ahora, uno que no puedo sacar de mi cabeza. Es la razón de este correo. Todas las cosas que he querido que ocurrieran ya han ocurrido o están ocurriendo, y aún no estoy contento. No es que quiera más éxito. No se realmente lo que quiero ahora. De lo que estoy seguro es que no puedo enfocarme a ningún lugar. He llegado a una llanura, no en mi carrera, no en mi modo de tocar. He llegado a una llanura en mi mente que no me permite encontrar fuerzas para trabajar en la música. Tal vez he alcanzado un cierto nivel en la guitarra y siento que está todo hecho como si no necesitase nada mejor porque soy todo lo bueno que necesitaba ser. He hecho todo esto y estoy haciendo cosas más grandes. Para ser honesto, estoy quemado de la guitarra. ¡Aún me gusta ser músico y la vida que conlleva! No puedo motivarme para avanzar de nivel. Solo necesito estar seguro de que la banda sigue siendo tan buena como ahora.
No se si esto tiene algun sentido para tí, pero sí tiene algún sentido para mi. Aún amo la guitarra, pero estoy saturado. ¡Esta contradicción me devora! Quiero ser el mejor posible pero no necesito estar mejor, así que porqué no encuentro la energía mental para hacer que ocurra...
Por favor, perdona mis divagaciones, eres de las únicas tres personas con las que puedo hablar de esto. Así, ¿qué sugiere el doctor? ¿Hay alguna cura para mi en el saco de los trucos de Hess? Vamos tio, ¡recétame algo! ¿Has pasado ya por esto?"

Como habeis leido en estos extractos de cada guitarrista, ¿habeis oido (o no habeis oido) en sus palabras la raiz del problema? Os dejaría un par de minutos y os diría lo que creo que es la respuesta, pero pienso que ambos (vosotros y yo) estamos más interesados en lo que VOSOTROS pensais que es su problema principal. Así que os invito a tomaros un par de minutos (o lo que necesiteis) y pensarlo para vosotros antes de leer el resto del artículo. Así que, por favor, parar de leer ahora, pensad en ello y entonces continuad en el siguiente párrafo.

Ambos músicos tuvieron objetivos importantes y retos con los que estuvieron obsesionados y que han alcanzado. En los dos casos, el compromiso de alcanzar esos objetivos fue una buena fuerza motivadora que les ha servido bien - hasta cierto punto. Una vez que los objetivos son básicamente alcanzados, la motivación se evapora rápidamente. Ambos músicos son gente extraordinaria porque han tenido perseverancia y una fuerza de voluntad suficiente para llevar sus objetivos a una realidad física. Mucha gente con objetivos similares no se conducen del mismo modo para hacer el trabajo y probablemente se quemen antes de conseguir sus metas. Así que, ¿cual es la respuesta? ¿Por qué esta gente lucha por avanzar cuando sabe que tiene hablidades suficientes y deseos de hacer más? En definitiva, ¿qué causa el desvanecimiento en un momento determinado?

Cuando respondí a los dos muchachos, básicamente les dije que creía que su problema era que no tenían RAZONES suficientes para continuar adelante cuando se sentían desvanecidos. Es mucho más difícil forzarnos a nosotros mismos a hacer algo cada día si no tenemos razones suficientes para hacerlo. Los retos en la vida son mucho más fáciles de conseguir cuando los propósitos y las razones son: es bastante importante, es bastante intenso, y es bastante urgente para nosotros.

En el primer ejemplo el músico tenía una razón de peso suficiente para alcanzar un punto concreto, pero tras eso, ¿qué ocurrió? Se desvaneció su motivación porque sólo prestó atención a alcanzar un objetivo que no le motivaría después de que fuera alcanzado. No había una razón mayor en su mente que le condujera más allá... Para tocar mejor que alguien no es una razón poderosa ni suficiente a la larga.

El segundo músico tenía unos objetivos mayores y más poderosos que el primero. Porque conozco un poco de esta persona, también entiendo sus razones personales tras esas metas y son suficientemente fuertes - esto es por lo que alcanzó el éxito. Pero de nuevo, tras las metas de tener éxito profesionalmente en el negocio de la música y convertirse en un músico excelente, él tenía otros objetivos, pero no estaban suficientemente respaldados por una importancia suficiente, ni una intensidad suficiente, o alguna razón urgente - por lo que se le fue la motivación. Como su amigo, hablamos de esto y estoy orgulloso de deciros que se ha centrado mucho más en sus razones y ha continuado haciendo cosas más grandes y mejores en la música (ambas artísticamente y profesionalmente).

Una de mis frases favoritas en la perseverancia es de Tony Robbins, "Si tienes razones lo suficientemente grandes, puedes alcanzar virtualmente cualquier cosa". Esta declaración impactó mi vida gratamente desde el primer momento que la escuché, en abril de 2005.

Las razones que tienes tras lo que quieres son posiblemente diferentes de los chicos de los ejemplos, mi mismo, tus amigos o cualquier otra persona. Tus razones son personales y específicas para tí. Pero sean cuales sean, céntrate en ellas cada día y si aún no te sientes suficientemente motivado para tomar las deciones que tienes que tomar, eso no significa que seas un vago - solo significa que necesitas encontrar un objetivo suficiente respaldado por una mayor, más poderosa y más intensa MOTIVACIÓN.

Sí, tan simple como eso.
http://tomhess.net/Articles/HowToAvoidMusicalBurnout.aspx

Autor: TOM HESS
Traducido por: Paloma Pomares


Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario