Ser un mejor guitarrista - Por Tom Hess

¿Estás musicalmente frustrado contigo mismo? ¿No eres el músico que querrías ser? ¿O no tan bueno como podrías o deberías ser? ¿Miras con envidia a otros músicos que hacen lo que te gustaría hacer? ¿Alcanzar tus objetivos parece que están fuera de tu alcance?

Pienso en quienes tienen estos pensamientos rondando en su cabeza. Afortunadamente, no estais solos y hay cosas que podeis hacer para combatir la negatividad o la frustración. Muchos de los grandes de la música se han sentido frustrados en ocasiones por sus propias habilidades musicales. Os doy cuatro ejemplos de compositores clásicos famosos:

1. Ludwig van Beethoven (1770-1827) trabajó largos periodos de tiempo en sus composiciones antes de completarlas. Él revisaba sus piezas una y otra vez, rnodificándolas, dudando de sus bocetos. Esto era casi insólito en la época de Beethoven. Muchos de vosotros sabreis que Beethoven se fue volviendo sordo gradualmente. Por esto, Beethoven dejó de ser pianista en 1814 (13 años antes de su muerte).

2. Johannes Brahms (1833-1897) estaba tan frustrado con su modo de componer que ¡invirtió 21 años componiendo su primera sinfonía! Sentía como si nunca pudiese componer una sinfonía tan buena como Beethoven. Brahms continuó retocando su sinfonía, revisandola, abandonándola, volviéndola a empezar, modificándola, etc.

3. Gustav Mahler (1860-1911) -El maestro de las sinfonías-, revisaba sus sinfonías y otros trabajos después de tener dudas sobre lo que había compuesto originalmente. Mahler continuó revisando sus trabajos hasta su muerte. Debe haber sido frustrante seguir revisando piezas que ya estaban publicadas.

4. Jean Sibelius (1865-1957) dejó de componer durante 30 años porque sentía que no estaba inspirado de nuevas ideas musicales. Dudó de sus habilidades para componer cualquiercosa que valiera la pena en lo más alto de su popularidad. Trabajó en nueva música durante 30 años más o menos, haciendo bocetos de sus ideas todo el día y desechándolas. ¡Es un tipo de frustración muy seria!

Beethoven empezó a componer de nuevo en 1817. Muchas de sus composticiones más importantes fueron en el último periodo de su vida. Beethoven rompió con lo establecido e hizo cosas que nunca se habían hecho en la música cuando comenzó a trabajar de nuevo. Si hubiese continuado dejando que la frustración por su sordera le paralizara musicalmente, Beethoven no tendría tanto prestigio como lo tiene hoy en día.

Después de los 21 años que tardó en componer su primera sinfonía, Brahms se sentía aliviado. La sombra de Beethoven estaba lo suficientemente alta para permitir que Brahms se motivara. Finalmente encontró una manera de continuar y luchar contra sus frustraciones. Completó su siguiente sinfonía en menos de un año.

La frustración puede ayudarte o machacarte dependiendo de como la afrontes. Como puedes ver, Beethoven y Brahms encontraron maneras positivas de afrontar su frustración y sobreponerse. Desafortunadamente, Sibelius nunca lo hizo. Es, tal vez, el ejemplo más extremo de una persona que es destruida musicalmente por la frustración. Tristemente, murió sin terminar ninguna composición sustancial en los últimos 20 años de su vida.

--

Cuando era adolescente, algunos amigos (todos guitarristas) y yo fuimos a ver una actuación de Yngwie Malmsteen en Chicago. Después de que terminara el concierto, algunos de mis amigos hacían comentarios sobre cuan deprimidos se sentían tras escuchar a Yngwie y que solo querían dejar de tocar la guitarra definitivamente. Éramos jóvenes y sabíamos que Yngwe era un músico mucho mejor que nosotros. La principal diferencia entre su reacción y la mia fue que ellos temían que Yngwie les frustrara hasta el punto de sentir que sus esfuerzos por ser mejores guitarristas eran en vano. Muchos de is amigos dejaron de tocar por días, uno de ellos lo dejó por completo.

Mi reacción al concierto fue un poco diferente. Utilicé mi temor por Yngwie como una fuerza de inspiración masivamente positiva. Estaba tan inspirado que volví a casa y practiqué durante toda la noche hasta que no pude mantener mis ojos más tiempo abiertos.

El punto aquí no es ver a través de la frustración, si no utilizarla en tu beneficio. Siempre he trasformado mis propias frustraciones musicales como las mayores fuentes de motivación. Siempre he estado buscando otros músicos que fueran mejores que yo. Por supuesto que era fácil de hacer cuando era un principiante y se fue convirtiendo más difícil en los años siguientes. Tengo mucho de aquellas experiencias.

Muy a menudo, los músicos no alcanzan su propio potencial porque sienten que no pueden alcanzar a otros músicos o sus propias expectativas. ¿Por qué compararte a ti mismo a otros? ¿De verdad importa si eres, o no eres, tan bueno como alguien más? Claro que no. La música no es un deporte de competición. Es, y debe ser, un arte. Todo lo que importa es cuan bueno eres para expresarte tú mismo. Por lo tanto, la única pregunta debería ser esta: ¿Tienes las habilidades suficientes para expresarte totalmente con la música?

Por mucho que nunca me haya gustado ni haya respetado al cantante/compositor/guitarrista de Nirvana, Kurt Cobain, tengo que admitir que fue capaz de expresarse por si mismo bastante bien. A pesar del hecho que las habilidades musicales de Kurt eran primitivas y muy limitadas, uno podría escuchar su personalidad a través de su música. No importa que no fuera un buen guitarrista. No importa que sus conocimientos de teoría musical estuvieran cerca de cero. Y tampoco importa que tocara desafinado y que tenía una técnica estrafalaria de tocar la guitarra. Afortunadamente para él, lo que él quería expresar no requería ninguna de las hablidades que muchos músicos generalmente consideran necesarias.

Si Kurt hubiera querido expresar algo más significativo o complejo, habría estado extremadamente frustrado porque no tenía suficientes habilidades musicales fuera de lo que se escuchaba en su música. Así que al final, fue un buen trabajo para él y supongo que no estaría muy frustrado musicalmente consigo mismo porque tampoco intentaba ser un mejor guitarrista, compositor o cantante. Él no hacía este tipo de comparaciones entre él y el resto del mundo musical.

Esta es, en mi opinión, la única cosa importante que debemos seguir todos. Por supuesto que el enfoque de Kurt Cobain de no preocuparse sobre estas comparaciones no es nada nuevo, dejando aparte otras ideas antes y después de aquello. Él es usado como ejemplo porque prácticamente todo el mundo en nuestra época le conoce.

En mi propia vida, el pensamiento de dejar la guitarra surgió en mi mente (aunque nunca muy seriamente). Cuando era adolescente, estaba muy frustrado también cuando pensé que nunca sería un guitarrista virtuoso (como Yngwie o Jason Becker) y tal vez nunca sería un compositor de éxito (como Bach o Chopin). Cuando paré de intentar competir con cualquiera y pensé en nuevos modos de auto expresión, todo cambió. Paré de hacer comparaciones con otros guitarristas, compositores y cantautores por mi nueva meta, aquellas comparaciones hacían poco o nada para ayudarme en mi nuevo objetivo por, simplemente, expresarme yo mismo a través de la música. Me sentí liberado de la carga de tener que competir con el resto del mundo. Empezando a principios de los 90, mi único objetivo radicaba en obtener la gran mayoría de las habilidades, herramientas, etc. que pudiera necesitar para expresar lo que tenía dentro de mi.

En mi caso, lo que yo quería expresar requería un alto nivel de guitarra y una virtuosidad para la composición, complejidad musical e integridad, etc. Porque necesitaba esas destrezas, mi viaje para alcanzar un mayor nivel de musicalidad me tomó un poco más de tiempo, esfuerzo, estudio, etc. que si lo hubiese hecho como Kurt Cobain, quien tenía una manera muy diferente de expresarse que la mía.

Muchos músicos que leerán esto tendrán muchas y mejores ambiciones que Kurt Cobain y para con vosotros, os sentireis frustrados cuando sintais que vuestras habilidades están limitadas. La clave es usar eso como una fuerza positiva en la motivación e inspiración. Los maestros de todos los tipos de arte han pasado por lo que pasais vosotros ahora. Hoy vosotros estais en el nivel de habilidad que estais. A través de vuestra frustración y motivación, alcanzareis poco a poco vuestros objetivos. Cuando alcanceis esas metas probablemente os sintais frustrados por vuestro deseo de superaros aún más, lo que hará que os creeis más metas. Y así el ciclo avanza. Pero vosotros seguís progresando más y más.



http://tomhess.net/Articles/MusicalFrustration.aspx

Autor: Tom Hess
Traducido por: Paloma Pomares

Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario