Movimientos “económicos” para guitarristas – por Mike Philippov

Habrás escuchado que es importante para tocar la guitarra no desperdiciar movimientos, pero poca gente entiende que esto significa realmente la diferencia entre una técnica eficiente e ineficiente. Como resultado, muchos guitarristas son muy descuidados al tocar con su guitarra (y sufren de una técnica ineficiente y mal ejecutada), o lo hacen incorrectamente, creándose malos hábitos que tendrán que ser corregidos más tarde.

He aquí algunas verdades sobre los movimientos “económicos” para la guitarra que debéis comprender:

1.- La mano del mástil y la mano de rasgueo requieren DIFERENTES ritmos para cada cosa que toques (a veces una mano necesita moverse más que la otra). Debes identificar la cantidad adecuada de movimiento que necesita cada mano (por cada ejercicio específico que practiques ) para desarrollar una técnica óptima.

2.- Hay una diferencia entre usar los menores movimientos posibles y utilizar los movimientos óptimos para tocar. Al contrario de la creencia popular, no necesitas tocar la guitarra con la menor cantidad de movimientos (o tensión) posible. Hacerlos sólo te hará sonar más débil y hacerte más difícil mantener tus manos en perfecta sincronía a tiempos más rápidos. Dependiendo que lo que toques, a veces movimientos muy exagerados se necesitan para expresarse en mayor medida. Aunque suene muy obvio (después de leerlo sobre todo), los guitarristas a veces toman la idea de ser económicos con el movimiento demasiado a la tremenda e intentan usar los menores movimientos posibles de cada mano al practicar, aumentando los problemas antes descritos.

3.- Hay una gran diferencia entre movimientos económicos y control de la tensión. Muchos guitarristas confunden los dos conceptos (tratándolos como el mismo), cuando en realidad son aspectos muy diferentes de la técnica. Puedes optimizar los movimientos de ambas manos mientras tocas con mucha tensión, o puedes tener una tensión óptima con movimientos ineficientes. Puedes también tener una ineficiencia en ambos elementos de tu técnica. Por supuesto, el objetivo final es tener niveles optimizados de tensión en cada mano Y movimientos muy eficientes, pero el punto es que necesitas prestar atención a cada área de la técnica por separado cuando practiques.

Para ver un ejemplo de lo que significa lograr economía de los movimientos sin sacrificar poder ni precisión (usando la mano que rasguea como ejemplo), mirar este video: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=iWcCfX48Mf0

Cosas a tener en cuenta en el video expuesto:

1.- Mi púa se mete un poco entre las cuerdas (al contrario que rozar solo con la punta, como muchos guitarristas hacen). Esto hace mucho más fácil obtener un sonido fuerte sin usar demasiado esfuerzo para golpear la cuerda para cada nota. Hacer esto ayuda a conseguir el equilibrio perfecto entre hacer ruido y tocar una nota con el menor movimiento que puedas producir.

2.- Uso un poco de fuerza en general para tocar cada nota (incluso a marchas más rápidas), sin paralizar demasiado el brazo por la tensión. Esto es en parte posible por el punto 1., y en parte por no tener miedo de golpear fuerte las cuerdas. A medida que el movimiento después de cada nota se haga de manera eficiente y relajes tu brazo después de cada nota, no tendrás problema con golpear las cuerdas fuertemente y tocar rápido a la vez.

3.- Uso el rasgueo  direccional, que, como digo en el video, permite mayor eficacia en tu técnica, dándote la capacidad de tocar notas con mucho poder usando la mínima cantidad de esfuerzo.

Cómo aplicar todo esto en tu práctica

Paso 1: Empieza analizando la técnica de cada mano por separado, estando seguro que desarrollas el control independiente de cada brazo cuando tocas.

Paso 2: Piensa con lógica y usa reglas básicas de física para tu avance al tocar notas con la mayor fuerza posible mientras utilizas la menor cantidad de movimiento y esfuerzo. No vendas la leche antes de ordeñar la vaca, pensando que tocar la guitarra con los menores movimientos posibles es simplemente el objetivo de una buena técnica – NO ES ASÍ. En su lugar, el objetivo es hacer que tu guitarra suene de la manera que tú decidas, mientras utilices la técnica más eficiente para alcanzar ese objetivo. Hay una gran diferencia entre los 2 puntos de vista.

Paso 3: Se paciente para desarrollar (o refinar) esta habilidad en tu técnica. La maestría en la economía de los movimientos no es algo que se desarrolle en una noche o en un par de semanas. De todas maneras, lo controlarás absolutamente si tienes perseverancia y sigues los principios que se describen en este artículo.




Autor: Mike Philippov
Traducido por Paloma Pomares
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario