Qué hacer si pierdes la motivación para practicar: Claves para la motivación a largo plazo – por Mike Philippov

Desde que empiezas a leer este artículo, las oportunidades son mayores  de encontrar la motivación para practicar ahora mismo, o de esforzarte en este aspecto. La motivación en la práctica de guitarra es la gran incomprendida por muchos guitarristas. Algunos piensan que la “motivación” es algo que puedes obtener de modo externo, del mismo modo que puedes aprender a hacer algo con la guitarra. Como resultado, estos músicos buscan los recursos específicos para encontrar la motivación para practicar. Otros piensan que sus guitarristas favoritos son excepcionalmente disciplinados y son capaces de forzarse a sí mismos para practicar a diario, mientras pasan el resto del tiempo en otras actividades entretenidas.

La verdad es que ninguna de las creencias son reales. La motivación con la guitarra (o con cualquier cosa en la vida), puede SOLO venir de “ti mismo”. Nadie (aparte de ti) puede dar motivación suficiente para sostener años de esfuerzo centrado en la necesidad de practicar la guitarra. Así mismo, he encontrado (gracias a años de estudios y de tocar con buenos guitarristas) que muchos músicos no tienen un nivel amplio de disciplina. Realmente, todos los guitarristas famosos desarrollan y mantienen su propia motivación haciendo (consciente o inconsciente) 2 simples cosas:

  1. Mantenerse centrado en un objetivo a largo plazo que quieras alcanzar mediante la práctica. Recuerda que la única razón por la que practicas es porque estás a disgusto con tu nivel actual. Por eso, tu deseo (y visualización) a largo plazo de ser mejor guitarrista debe ser lo suficientemente fuerte para darte toda la motivación que necesites para continuar tu práctica diaria. Tus objetivos y tu deseo de conseguirlo son el combustible que crea la chispa de motivación por ti mismo. Si tus objetivos no son lo suficientemente importantes para crear ese nivel de deseo, necesitas revisarlos.
  2. Hacer el proceso de practicar mucho más inspirador. Uno de los métodos más efectivos para hacer esto es practicar ejercicios que estén lo más relacionados posible a la música que quieres tocar. De esta manera te verás a ti mismo acercarte a tus objetivos mediante los ejercicios practicados. Los ejercicios deben ser tanto divertidos como efectivos al mismo tiempo.


Cuando ambos puntos se consiguen, no hay límites para la motivación y la inspiración que puedes obtener por ti mismo para conseguir tus objetivos.
Desafortunadamente, sin tener en cuenta cómo te sientas de motivado al practicar cada día, es inevitable que a veces tu deseo de alcanzar tus objetivos a largo plazo puedan verse eclipsados por otros a corto plazo y distracciones. Para hacer un progreso constante en tus habilidades, debes estar listo para lidiar con estos obstáculos y tener enfoques eficientes para superarlos.
Cómo restaurar tu motivación
Si normalmente te sientes pleno de motivación para practicar, pero a veces sucede algo que te hace sentir menos inspirado para tocar, lo primero que debes hacer es saber por qué ocurre esto. El hecho es que si no te sientes motivado para practicar, esto sólo puede ser por una de estas razones:

  1. Estás infeliz con los resultados que obtienes al trabajar tus habilidades musicales  y sientes que la práctica no tiene un efecto positivo.
  2. Estás en un momento de tu vida que te hace difícil poder practicar y las sesiones te empiezan a resultar aburridas.
  3. Decides que no te divierte más tocar la guitarra.

Si te encuentras en alguna de las situaciones indicadas, he aquí algunas cosas que podrías hacer para dar la vuelta a la situación:

Si pierdes la motivación como resultado de un lento progreso, la primera cosa que debes hacer es examinar la manera de la que afrontas las prácticas y buscar las maneras de hacerlas más efectivas (ver otros artículos sobre motivación).

Si estás en un momento difícil en tu vida que ha hecho que reduzcas tu práctica o si te sientes aburrido, sigue estos consejos:

Cambiar el ritmo para evitar el desgaste

Muy a menudo, todo lo que se necesita es simplemente hacer algo diferente de lo que vienes haciendo hasta ahora. Por ejemplo, si has invertido mucho tiempo practicando técnica, cambia las prioridades por un tiempo para centrarte en otras habilidades como teoría musical, entrenamiento de oído o improvisación. Puedes también retarte a ti mismo para centrar tus prácticas en aprender cierta pieza de música que hayas querido tocar durante mucho tiempo. Hacer esto te permitirá mantenerte en dirección a tus objetivos mientras das un respiro a tu mente de la misma rutina. También te permitirá descubrir cosas nuevas que necesites practicar en las que no habías reparado anteriormente.
Hubo un tiempo cuando empezaba a tocar la guitarra cuando fui “obligado” a tomarme un tiempo sin prácticas físicas. El hecho era que no quería dejar de practicar, pero la realidad fue que hubo un periodo bastante largo de tiempo en el que no pude hacerlo. En su lugar, durante ese tiempo, leí mucho sobre teoría musical y consejos de técnica y práctica de libros y artículos online – cualquier cosa que cayera en mis manos. Cuando fui capaz de volver a tocar de nuevo, mis conocimientos de práctica y otros elementos me habían permitido aumentar de nivel más rápido. Además, mi motivación estaba en su punto más alto, tanto que mi mente estaba continuamente pensando en qué hacer nuevo con mi instrumento.

Practicar “tan solo” 5 minutos

En los días que no te apetezca practicar, ponte el objetivo de tomar tu instrumento solo 5 minutos. Prométete a ti mismo que si no te sientes con ganas de practicar tras esos 5 minutos, puedes dejar la guitarra ese día. Nueve veces de diez, los 5 minutos  que tomes se habrán ido sin que te des cuenta y antes de que te des cuenta te habrás metido tanto en el proceso que habrán pasado 20-30 minutos antes de que vuelvas a mirar el reloj de nuevo.

A veces, “arrancar” es lo más complicado del proceso. Puedes dar este paso como apoyo psicológico para que te sea más sencillo sabiendo que a los 5 minutos puedes parar si no te sientes bien practicando. En el peor caso, practicarás 5 minutos, que es mejor que no hacer nada en un día entero.
Además de las razones indicadas, algunos guitarristas comentan que no quieren practicar porque ya no sienten ninguna diversión al tocar. Si esto te ocurre, pregúntate esto: “¿Qué debería ocurrir para sentirte motivado de nuevo al tocar?” En muchos casos, la respuesta te ayudará a ver que la verdadera razón por la que perdiste la motivación no es una pérdida de deseo al tocar, si no alguna de las dos razones que he indicado anteriormente. Otra posibilidad es que los objetivos que te has puesto ya los has alcanzado o no te llenan como antes. En este caso, piensa en lo que quieres alcanzar si tuvieras la habilidad de “hacer lo que quisieras”. Pensar de este modo te ayudará a darle sentido a tus objetivos.
Como puedes ver, no importa que la razón sea por pérdida de motivación, es totalmente posible por hacer este sentimiento volver y dejarte más inspirado que antes. Aplica el consejo de este artículo la próxima vez que te vuelva a ocurrir y te será más sencillo ver un progreso consistente en tu modo de tocar.



Autor: Mike Philippov
Traducido por Paloma Pomares
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario