Lección de guitarra: Cómo tocar sin cometer errores – Por Tom Hess

Cada guitarrista comienza a practicar algo nuevo con UN objetivo en mente: “Tocarlo bien”. Si estás practicando guitarra correctamente, llegará el momento en el que serás capaz de tocar lo que sea que practiques “exactamente” como quieres. Cuando ocurra esto, te emocionará, y eso es genial… bueno, casi. A medida que avanzas y te vuelves un mejor músico, tu sentimiento de “emoción” a veces se convertirá en miedo – un gran miedo. Cuando quieras tocar a más nivel, como tocar para tus amigos o en un escenario, tendrás miedo a cometer errores…, desconciertos, errores que den mala reputación.

Y AQUÍ es cuando empiezan los problemas…

Es extraño, pero es muy común que un guitarrista que es más bueno ahora que en el pasado sea ahora “miedoso” de cometer errores en lugar de “emocionado” por tocar la guitarra mejor que antes. Estos miedos dañinos afectan a muchos guitarristas tanto que los guitarristas intermedios se desaniman en alcanzar un nivel avanzado. Estos mismos miedos también sabotean potencialmente las carreras musicales de guitarristas buenos.

Un ejemplo real de esto: tuve un estudiante del que había sido mentor y que tuvo recientemente la oportunidad de unirse a una banda y hacer un buen tour por Europa. Aunque se había estado preparando toda su vida para este preciso momento, de repente le entró el miedo por no ser “suficientemente bueno”. Después de ayudarle a enfrentarse a esto, le ayudé a entender exactamente por qué sentía este miedo que tenía y le entrené practicando de modo más efectivo de lo que hacía hasta el momento. Estoy contento por decir que este estudiante conquistó sus miedos y fue a la audición para la banda, hizo conciertos, hizo la gira y está en un momento de su vida en el que se está convirtiendo en una especie de “rock star”.

¿Cuál es el secreto del éxito? Y más importante, ¿cómo puedes evitar este miedo de bloquearte al avanzar como músico?

La razón por la que lo s guitarristas se sienten inseguros a medida que mejoran es porque pasan mucho tiempo practicando para “tocar las cosas bien”, en lugar de aprender a “no tocarlas mal”. He aquí la diferencia entre dos tipos de práctica y la explicación de como afecta a tu modo de tocar:

Tocar bien”: es el primer nivel de la práctica que todos deben pasar cuando aprenden a tocar algo nuevo. Tu objetivo inicial es simplemente tocar las notas, construir confianza en tu habilidad para tocar la música y “clavar” lo que intentes tocar. Muchos guitarristas se “atascan” en este nivel y asumen que sus errores irán desapareciendo  por su cuenta. ¡Esto es falso! La maestria no aparece por sí sola, sino que debes alcanzar el siguiente (más alto) nivel de práctica, que es:

Nunca tocarlo mal” : Después de que aprendas a tocar algo aisladamente (en un ambiente estéril, como la habitación donde practiques), debes empezar a practicar “para el mundo real”. Hay 3 contextos de “mundos reales” para los que necesitas prepararte: tocar en un escenario, grabarte a ti mismo y juntar tus habilidades. Siembre que estés aprendiendo algo para “tocarlo bien”, mientras practiques, pregúntate: “¿cuál es el último objetivo en el que utilicé esta técnica?” La respuesta te dirá exactamente cómo deberías practicar eso para mejorarlo y “nunca tocarlo mal”.

He aquí algunos ejemplos de cómo aplicar este consejo:

Practicar para tocar en vivo:

Para practicar para tocar en vivo, debes anticiparte a qué situaciones podrás encontrarte durante tus actuaciones y simularlas tan fielmente como puedas durante tus prácticas. Algunas de las cosas más obvias que necesitas prepararte incluyen: tocar de pie, tocar a oscuras, tocar con distracciones, tocar con otras personas mirándote, tocar a la intemperie (para habituarte a tocar en varias condiciones climáticas) y tocar con diferentes guitarras y amplificadores (si es posible). Por supuesto, la lista no es exclusiva – utiliza estas ideas para hacer tu propia lista de situaciones para simular durante tu práctica.

Cuando practicas algún ejercicio que has aprendido a “tocar bien” y lo haces bajo la presión de alguna de las situaciones descritas, normalmente cometes errores. Es BUENO que ocurra cuando practicas, porque sabes exactamente lo que necesitas para mejorar en tu manera de tocar para aprender a “nunca tocarlo mal” en esa situación.

Practica intencionadamente dentro de estos contextos y gana confianza tocando en ellos. Cuanto más practiques de este modo, mejor y más estable será tu técnica.

Practica guitarra para grabar en el estudio:

La habilidad de “grabar” el sonido es algo que virtualmente nunca se practica y es la razón por la que muchos guitarristas están asustados de escuchar sus grabaciones. Cuando piensas que has aprendido algo, cuando vas a grabar tu sonido (en audio o vídeo), te colapsas y comienzas a cometer errores que normalmente no harías habitualmente. ¿Te suena familiar? Por supuesto – todos lo hemos sufrido J

Para mejorar esto, debes hacer 2 cosas. La primera es la más obvia y simple: adquiere el hábito de REGULARMENTE grabar tu sonido (en audio y vídeo). Rétate a ti mismo a tocar tan bien como puedas en las menores tomas posibles. Te tomará un largo camino hasta que aprendas a tocar con confianza y exactamente como en un estudio o en situaciones similares.
La segunda, hay numerosos matices muy específicos de tu guitarra que debes practicar y refinar para que tus grabaciones suenen siempre bien. Tómate tu tiempo para practicarlas con una base regular para mejorar tus habilidades en este campo.

Practica integrando tus habilidades:

Incluso si no pretendes tocar en público o grabar la música que practicas, aún necesitas trabajar continuamente aplicando lo que aprendes con las canciones y/o solos de guitarra. Hacer esto requiere que pares a practicar fraseos y ejercicios aislados, y apenas a combinarlos con otras técnicas de manera creativa. Por ejemplo, después de aprender un nuevo arpegio, debes practicar creativamente como aplicarlo con otras técnicas, usando una variedad de tempos y ritmos. También debes conocer los mejores contextos musicales donde usar ese arpegio mientras improvisas.

Dependiendo de tus objetivos con cada ejercicio en tu calendario de práctica, puede que necesites practicar los 3 conceptos en lugar de 1 o 2.

Cómo juntar todo esto:

Siguiendo los pasos a continuación para incluir estos elementos en una práctica efectiva:

Paso 1: Ten claro que objetivos quieres alcanzar a medio y largo plazo.

Paso 2: Ten claro cómo te ayuda cada elemento que practicas a avanzar con tus objetivos del paso 1. Si no sabes qué estás intentando alcanzar practicando un ejercicio específico, ¡no gastes tu tiempo en practicarlo!

Paso 3: Sigue un hábito efectivo que organice todos tus ejercicios en un plan perfecto que te ayude a alcanzar tus objetivos a corto/largo plazo, aumentar nivel de habilidad, practicar preferencias y retos.

Paso 4: pregúntate siempre a ti mismo: “¿Cuál es el último objetivo/situación donde utilicé esta técnica?” Esto te ayudará a guiar tu práctica hacia tus objetivos y te ayudará a pasar del “tocarlo bien” al “nunca tocarlo mal”.

Aplicando los pasos descritos a tu práctica, notarás que tu miedo a cometer errores desaparecerá. El miedo será sustituido por confianza, convicción y emoción a medida que hagas mayores avances hacia tus objetivos.




Autor: TOM HESS
Traducido por Paloma Pomares
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario