¿Cuál es el mejor enfoque para mejorar tu técnica? - por Adam Rafferty

Hace poco, un seguidor de la web me hizo una pregunta…
“Querría saber tu opinión sobre la técnica, la práctica de escalas, la progresión de acordes y la teoría, en el contexto de aprenderlo en una canción o por tu cuenta.”

Es una buena pregunta – y complicada. Aquí va…

Muchos guitarristas a veces rechazan la idea de practicar técnica y aprender la teoría de un modo abstracto, no musical. No les juzgo, parece de locos.

¿Por qué?

A menudo, cuando intentamos hacer algo que no nos es familiar con la guitarra, parece que lo sentimos como algo no musical. No tardamos en volver a nuestra zona de confort.
Puede que escuchemos a algún guitarrista demasiado técnico que es “parco en sentimientos” y pensamos que esa “falta de sentimiento” es debido a que se centra en la técnica.

Y pensamos que debemos elegir una u otra opción por nosotros mismos: “técnica O sentimiento”.
Entonces, el ciclo de frustraciones continúa cuando intentamos abordar piezas que requieren más técnica. Queremos ser mejores, pero nos sentimos mal por apartar el “sentimiento”.

Esto es lo que me ayudó…

Pensar en la técnica como la “forma correcta”.

Es como conducir un coche y estar conversando, que puede ocurrir al mismo tiempo. Puedes “tocar con sentimiento” y tener en cuenta tu técnica la vez.

Por “forma” me refiero a la posición de las manos, muñecas, hombros y el toque.

Es MUY importante y aconsejable aprender de un profesor la forma correcta. Cuando estás aprendiendo, puede que tengas que dejar de tocar música – sólo un poco.

Cuando es el momento de tocar para el público, la técnica es lo 2º y la música es lo 1º.

Combina el conocimiento de la teoría con tus oídos y tu voz.

Piensa en el conocimiento de la teoría como la gramática, que tienes en segundo plano cuando estás hablando.

Memorizar la teoría no tiene sentido. Pero si está en tus oídos, voz, ojos y estómago, entonces tienes “digerido” el sonido de la teoría. Sí, es un lenguaje, no una idea.

[…]

¿Qué hacía Bach a sus estudiantes?

Bach sabía trabajar la música de un modo más profundo que con ejercicios técnicos. Toda esta actividad como profesor va más allá de la técnica. Mi profesor Mike Longo hizo lo mismo.

Bach escribía preludios sencillos pero satisfactorios para sus estudiantes, en lugar de machacarlos con escalas interminables.

Desde mi experiencia, cuando he estado practicando mucha técnica, me da una sensación de indiferencia, y lo olvido cuando es hora de tocar.

Ahora sólo practico “haciendo música” incluso si estoy tocando una escala.

En otras palabras, tiene que ser “espiritualmente correcto” y no sólo “técnicamente correcto”.

¿Y si quieres tocar una pieza que es difícil en cuanto a técnica?

A menudo, practico mis canciones centrándome en lo siguiente:

  • Practicar despacio, por el flujo, ritmo, repetición y la facilidad de mis manos.
  • Escuchar, por la claridad de cada parte (melodía, bajos, acompañamiento)
  • Prestar atención a qué dedos trabajan bien, y qué se necesita cambiar.
  • Tocar música, sintiendo el ritmo en mi estómago mientras echo un vistazo a mi técnica - como si fuera un pasajero en la parte de atrás de mi coche.
  • Ralentizar la técnica lo suficiente para que pueda equilibrar lo que “siento” con la “profundidad”.

Pensamientos finales
  • Aprende todos lo que puedas, el conocimiento es BUENO. Nunca te perjudicará, sólo te ayudará.
  • Las revistas y los videos tal vez no sean suficiente para enseñarte teoría. Se enseña bastante “poco”, y en lecciones contadas. Por esto, necesitas un profesor o un curso.
  • Recuerda que el público no escucha el conocimiento, escucha MÚSICA, melodía y ritmo.
  • Aprende la FORMA correcta (posición de las manos, matices que te podría enseñar un profesor).
  • Céntrate en la MÚSICA, deja que la técnica fluya en segundo plano, pero dale de vez en cuando un poco de importancia.


Con esto en mente, ¡ADELANTE!


Autor: Adam Rafferty

Traducido por Paloma Pomares
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario