Los "planes" no son "objetivos" – por Tom Hess

Cualquiera que haya leído algún artículo mio relacionado con el tema de aprender/enseñar guitarra, sabe que estoy bastante orientado hacia los objetivos en mi método de enseñanza. Antes de empezar a enseñar o aconsejar (si, hay diferencias entre los dos) siempre empezaba preguntando al estudiante cuales eran sus objetivos musicales (a corto y largo plazo). Muchos de estos estudiantes no tenían (o no eran capaces de comunicármelos) verdaderos objetivos. Por esto, a menudo no habían tenido éxito con otros profesores, y normalmente, menos éxito aprendiendo por su cuenta. Es fácil preguntar a cada estudiante la pregunta “¿Cuáles son tus objetivos a corto y largo plazo?”, pero el problema es que confunden sus planes con los objetivos. En su mente tienen dos ideas intercambiadas con el mismo significado.

Un plan es “algo que uno hace para obtener el objetivo deseado”, “algo que se hará para alcanzar el objetivo deseado” o también “algo que uno intenta hacer para alcanzar el objetivo deseado”.

Un objetivo es “algo que se quiere alcanzar”, “algo que se quiere alcanzar” o “algo que se quiere obtener”.

Al principio puede que estas cosas (planes y objetivos) sean básicamente lo mismo, pero el matiz entre los dos significados son muy diferentes. En términos sencillos, los objetivos son los “Que”, los planes son los “Como”.

Aquí hay algunos ejemplos de lo que me dijeron mis estudiantes cuando les pregunté por sus objetivos:
  • Quiero aprender mucha teoría musical.
  • Quiero entrar en el conservatorio.
  • Quiero mudarme a otra ciudad/país donde haya más oportunidades.
  • Quiero tocar más rápido la guitarra.
  • Quiero tocar en un escenario.
  • Quero aprender más sobre la guitarra.


Mi réplica a este tipo de respuestas era a menudo ¿por qué? ¿Por qué razones quieres esto? Si puedo darte estas cosas hoy, ¿qué harías después? Querer algo de la lista está bien, pero estas cosas son sólo herramientas (o herramientas potenciales), pero ¿qué harías con estas herramientas si las tuvieras?

Me gusta plantear esto a la gente. Vamos a decir que tú y yo (una pareja de músicos) queremos hacer negocio juntos como obreros, mecánicos o manitas en general. Invertiríamos todos nuestros ahorros y tal vez pediríamos un préstamo al banco para tener dinero adicional para comprar las herramientas que necesitemos (alquilar un coche, una pequeña oficina, publicidad, seguros, etc.). Ahora que tenemos cientos de herramientas, estamos en el mercado, ¿no? ¡Error! Nosotros (vamos a asumir que los dos) no tenemos ni idea de construir ni una casa de pájaros, así que ¿cómo podríamos construir una casa o arreglar un mueble o remodelar una cocina? Ves que hemos gastado todos nuestros esfuerzos en obtener herramientas y otras cosas que necesitaríamos, pero no hemos invertido nada (tiempo ni dinero) en aprender cómo usar todas las herramientas que tenemos. No seas el mecánico que tiene todas las herramientas disponibles pero no puede construir ni arreglar nada con ellas.

He recibido recientemente una carta de un alumno muy talentoso que vive en Brasil quien quiere empezar una carrera musical: “[…]gracias a ti por tu respuesta Sr. Hess y por tu interés en mis objetivos y la información sobre tus clases. Tengo una respuesta para ti: quiero vivir en América, una gran ciudad con un ambiente musical. Quiero tocar con más músicos. No tengo manera de aprender teoría musical y pienso que es importante para formarme para mi futuro. Quiero ir a la escuela de música para tener un certificado…”.

Mi respuesta: “Dices que tus objetivos son estudiar música en la escuela y querer vivir en un ‘ambiente musical’.

Este tipo de cosas son parte de planes, pero no son objetivos verdaderos. Si vienes a los EEUU y vas a la escuela aquí, ¿qué harás después de graduarte? Ir a la escuela es una gran idea, pero no es más que un plan parcial. Es solo una estrategia a la mitad. Antes de invertir decenas de miles de dólares en la escuela, pregúntate a ti mismo qué te ves haciendo en 2, 5 y 10 años después de la escuela. La respuesta a esa pregunta es tu objetivo. Vivir por la música y entre músicos es parte de un ambiente y un plan, pero no es el objetivo en sí, ¿verdad? Quiero más de la vida que sólo vivir con un montón de músicos, ¿no crees? Pienso que quieres más de la vida que un trozo de papel después de 4 años de trabajo duro. Define exactamente lo que las otras aspiraciones son para ti.

Dime cuales son tus sueños (musicales). Deberíamos trabajar juntos centrándonos en esos sueños, no solo para centrarte en encontrar una escuela para ir después de mis clases. Este es siempre el punto de partida ANTES de planear algo. Saber y definir tus objetivos a largo plazo, después podré ayudarte con las estrategias que te lleven allí. En mi opinión, sería un error hacer planes ciegos sin saber tu destino. Piensa en ello. Es el futuro de tu vida de lo que estamos hablando. Una vez tengas claro tu propósito, podré empezar a esnseñarte.”

Después de un par de correos más fuimos capaces de descubrir lo que realmente quería de la música (y de la vida). Como adivinarás probablmente, en el caso de mi estudiante brasileño, su objetivo real (entre otros) era convertirse en músico profesional. Por supuesto, algunos de vosotros teneis objetivos más sencillos (lo que está bien también). Sea lo que sea lo que querais, sabed lo que quereis y saber por qué lo quereis. Después de que esto esté claro en vuestra mente (con la ayuda de un profesor tal vez, consejero o mentor), estaréis listos para empezar a planear eficientemente.


Autor: TOM HESS
Traducido por Paloma Pomares
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario