Mantenimiento de la guitarra: viaja con tu guitarra

¿Has viajado alguna vez con tu guitarra en avión o en coche? ¿Tal vez incluso en barco o con alguna compañía de transporte? Si es así, necesitas tomar un par de precauciones para asegurarte de que sigues teniendo la guitarra al final de la jornada.

Precauciones generales

Consigue una funda. Es de sentido común, pero nunca dejaré de sorprenderme de cuanta gente gasta miles de Rands (moneda sudafricana) en su instrumento y se compran una funda barata para protegerlo. Consigue la mejor funda que puedas permitirte. Las cajas moldeadas son muy buenas para la mayoría de los casos, pero si planeas que otros te transporten la guitarra – un vuelo por ejemplo– una carcasa dura es lo mejor.

Protege la funda a conciencia. Asegúrate que no se mueve, particularmente, el clavijero. Pon relleno en cualquier espacio que quede entre la guitarra y los lados de la funda. Haz un tapón con el relleno y colócalo bajo el clavijero – suficiente para subirlo unos 5mm sobre el resto del mástil.
No aflojes las cuerdas. La tensión de las cuerdas equilibra la presión del peso de los cabezales y del mástil a lo largo del cuerpo de la guitarra, así que tu guitarra corre más peligro con las cueras flojas.
Pegatinas de “frágil”. Si alguien debe llevar tu guitarra a algún sistio, no des por hecho que saben que necesita un cuidado especial.

Identifícala. Pon pegatinas con tu nombre, dirección y teléfonos.

En coche

Nunca pongas la guitarra en el maletero de tu coche. La temperatura puede exceder los 35ºC, lo que causaría tremendos daños a tu guitarra.

Asegúrala. Si dejas la guitarra en el asiento trasero, asegúrate que no puede volar hacia adelante en caso de accidente (lo que, además de causar daños a la guitarra, podría matarte).

Aclimatación. Cuando pasas la guitarra de un coche frio a una habitación temperatura ambiente (y viceversa), déjala adaptarse al tiempo al menos una hora antes de abrir la funda. Esto prevendrá las pequeñas fisuras que puedan dañar el acabado.

Por correo

Caja de cartón. Pide en alguna tienda de guitarras una caja de cartón para envios. Compra la mejor que puedas. En la caja, utiliza relleno para asegurar que la funda no se mueve dentro de la caja.
Ata la caja cuando esté cerrada. Cuando esté bien cerrada, usa cinta aislante.

Asegúrala, por el precio que cueste la reparación completa.

Transporte aéreo

Lleva tu guitarra como equipaje de mano. Incluso si esto significa que tu cepillo de dientes y tu ropa interior tenga que ir en el bolsillo de la funda.

Es la mayor precaución porque, además de evitar el daño que puedan hacer al instrumento, siempre existe la posibilidad de perdida, robo y retraso cuando la guitarra se factura como equipaje normal.
De todas formas, hay aerolíneas que pueden poner impedimentos para dejarte llevar la guitarra contigo por el tamaño o por temas de seguridad. Alguien con un aparato eléctico en una gran bolsa puede no tener ningún problema para meterse en el avión, pero una guitarra puede exceder el límite del tamaño del equipaje de mano.

Utilizar una funda moldeada de bajo peso hecha por compañías aéreas es la mejor manera de llevarla. Estas fundas son más pequeñas que las más ligeras que puedas comprar. Las fundas suelen tener contraseña para que no se abran accidentalmente. Mientras con una funda pesada es preferible pasarla como equipaje de bodega, una bien modulada ajustada puede proveerte de la mejor protección.

http://www.ratcliffe.co.za/articles/travel.shtml
Autor: Alan Ratcliffe

Traducido por Paloma Pomares
Reacciones:

No hay comentarios :

Publicar un comentario